Todo tiene su tiempo...




Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1

      Amigas hoy leía este pasaje y pensaba cuántas veces nos afligimos porque el tiempo no nos da como nosotras quisiéramos, deseamos hacer esto o aquello y suspiramos anhelando que el día tuviera más de 24 horas.
Como todas las cosas el tiempo es un regalo que Dios nos ha dado por lo cual simplemente, es saber cómo debemos ser mayordomos de él.

        La mayordomía es administrar (todo aquello que Dios nos ha dado) sabiamente y Dios nos lo da a través del Espíritu Santo. Recordemos que estamos bajo la autoridad de Dios y todo le pertenece a Él.
Aún el tiempo, del cual muchas veces pensamos tener falta.  
Hay veces que tendríamos que reconocer que el tiempo no nos da, porque le damos más tiempo de lo necesario a cosas que si lo pensamos bien, no lo necesitan.

        Es entonces que a través de la oración, debemos pedirle que Dios que es dueño de todas las cosas, nos quite todo afán y nos ayude a visualizar las prioridades en nuestra vida para ponerlas en su justo lugar.
Debemos entonces administrarnos de la mejor manera, reconociendo que somos las responsables de si lo hacemos sabiamente o negligentemente.

        Que importante es hacer las cosas en el tiempo que Dios nos presenta, y no alterar nada de lo que Él tiene para cada momento de nuestra vida porque la consecuencia clara de lo contrario es que desordenaríamos todo lo bueno que Dios tiene para cada una de nosotras.


        Que tengan amigas una semana bendecida
Ana María Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.