¡Señor quiero servirte!


 …¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas al Señor tú Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma…? Deuteronomio 10:12


 Queridas amigas hoy pensaba en aquellas mujeres que tienen un gran deseo de servir al Señor pero no encuentran su lugar, quizás porque sienten que ya son mayores o simplemente no sienten estar capacitadas para servir en la obra, quizás tú estés pasando por una de estas situaciones y es bueno que comprendas el plan que Dios tiene para ti.

     En la obra del Señor hay mucho para hacer, no se puede ni se debe estar indiferente, porque fuimos formados para servirle. Dios quiere usarte de la mejor manera, por eso tienes que poner tu obediencia en acción. Te animo a que le pidas en oración que te muestre en que área desea que estés y permite que sea Él quién te guíe.

     En la Biblia tienes un perfecto ejemplo de todas aquellas mujeres que entregaron su vida a Dios y Él las levantó para ser herramientas en sus manos, Sara, Débora, Esther, Ana y tantas más, ¿verdad?
Lo que quiero decir es que tu sólo tienes que tener el deseo de servirle, lo demás corre por cuenta del Señor, es estar dispuesta a hacer lo que Él quiere e ir a dónde Él quiere.

     Cuántas veces oí a mujeres decir yo ya estoy muy mayor ¿Qué puedo hacer? Pero ese no tendría que ser tu pensar, sino afirmar, ¡es para este tiempo que el Señor quiere usarme! No importa los años que tengas, si importa que seas fiel al llamado a servirle, en el lugar que te coloque, y con las fuerzas que permita tu edad. Quizás tu cuerpo no responde como cuando eras más joven, yo misma reconozco que a mí también me está sucediendo y como dice un viejo refrán “los años no vienen solos” pero he visto como el Señor ha ido adaptando mi vida a las áreas de la iglesia donde puedo desarrollar lo que Él me ha dado para servirle. Recuerda que su fidelidad es grande y que tu edad sea cual fuere no es un impedimento en aquello más maravilloso que es servir a Dios.

     Ahora bien, puede por el contrario que seas de las que no se sienten capacitadas para servir en la obra y dicen… ¡yo no tengo ningún talento o don!
La verdad no es así, todas tenemos aunque sea uno. Debes llegar a Dios tal cual eres y El Espíritu Santo te capacitará de ellos y te preparará para desarrollarlos y a medida que avances y adquieras madurez espiritual, Dios te irá mostrando el lugar correcto donde servirle.

     Seas una u otra el Señor desea usarte, sólo tienes que rendir tu voluntad a Él, ponerte a sus pies ¡Heme aquí Señor! y se manifestará a través de tu vida, para así realizar una tarea efectiva, que dé como resultado toda la gloria para Él. Sólo debes dejar de lado tú ser pensante y confiar en la infinita sabiduría de Dios, para que puedas decir… ¡Este es mi lugar!

Que el Señor nuestro Dios te bendiga y te guíe.
Ana María



Tiempo de dudas



    Hay tiempos y situaciones en que te llenas de dudas y puede ser que la confianza que tienes puesta en Dios poco a poco decaiga. No permitas que satanás ponga dudas en tu mente, la Palabra de Dios en Juan 8:44 nos dice “…porque es mentiroso, y padre de mentira” ¡ten cuidado! la duda es el primer paso a la incredulidad. Como sea él quiere romper nuestra relación con Dios, por lo que tenemos que estar siempre atentas y no consentir que mine o socave nuestro corazón.   

     Pon esto en tu mente, si realmente crees en nuestro Señor Jesús, te has arrepentido con un corazón sincero y le has aceptado a Él como tu Salvador, tú eres parte del pueblo de Dios.  Por lo que hay ciertamente un lugar preparado para ti y una corona. Jesús lo prometió y su Palabra es verdad…
En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Juan 14:2

     Ya está reservado ese lugar para ti en la gloria de Dios, nadie te puede arrebatar tu parte allí. Sólo esta maravillosa esperanza tiene que llenarte de gozo, hacer danzar tu corazón de felicidad.
Tienes una nueva vida en Cristo y esta es inmerecida, porque por la gracia y el favor de Dios es que la tenemos.

     Jesús nos dice “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros… Juan 15:16”. ¡Eres elegida del Señor! Por lo tanto ponte firme en la Palabra del Señor y confía plenamente en Él, porque nunca te dejará ni te desamparará.

   Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:12
Recuerda que estamos en una lucha espiritual por lo tanto sumérgete en la Palabra de Dios, llena tu mente de ella y separa tiempo (de calidad) cada día para hablar con Dios en oración, es a través de ellas que aprendemos a conocerle. Esto hará que tu fe se fortalezca y estarás firme cuando las dudas quieran invadir tu corazón.
Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3


Que el Señor siempre este a tu lado y que nunca te falte su bendición
Ana María




Retrospectiva a las preciosas bendiciones...



De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová, conforme a todo lo que Jehová nos ha dadoIsaías 63:7


    No debemos de olvidar de traer a nuestra memoria las grandes cosas que  Dios ha hecho en nuestra vida. En que condición llegamos a Él, como nos restauró y cómo continúa aún la obra en nosotras.
Porque es bueno echar una mirada retrospectiva a las preciosas bendiciones que Él ha hecho en cada una de nosotras.

      Pensaba en el pueblo de Israel, y los sucesos extraordinarios y maravillosos  que hizo Dios delante de sus ojos y como una y otra vez su pueblo le volvía la espalda, olvidando así todas las cosas hechas por el Dios de sus padres. La naturaleza humana tiene esa tendencia, pero que bueno es saber que tenemos un Padre amoroso que nos perdona y nos da de su gracia.

      Cuando estamos pasando por un tiempo difícil, y estamos angustiadas sintiéndonos que estamos en mitad de un desierto, el recordar las buenas cosas que Dios hizo en nuestra vida, será un eficaz remedio para aliviar el trayecto por el cual estamos atravesando y principalmente nos llevara a reafirmar nuestra confianza en ÉL.
      
Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras… Salmo 77:11,12

      Así estaba el salmista, angustiado y afligido. Pero el deja a un costado toda esa circunstancia que le pesaba en su corazón y comienza a pensar en todas aquellas grandes cosas que Dios había hecho para con Israel.
Que en esos tiempos podamos abrir nuestro corazón y descansar, porque tenemos una esperanza viva en la seguridad del poder redentor de Dios.

Que el Señor derrame de su bendición sobre ti.
Ana María

Experimenta la paz de Dios




Hola amigas

     Me detuve a reflexionar sobre este mundo tan agitado en que vivimos, y en todas las decisiones que nosotras debemos tomar en nuestro hogar o ámbito laboral.
Debemos pasar por todo el proceso de ¿Cómo haría esto? o ¿Cómo resolvería aquello otro? y tantas otras, que la cabeza nuestra no para de pensar.
Tanto es así que quedamos agotadas mentalmente al tratar de resolver problemas y situaciones de aquí y allá y terminamos pidiendo urgente un tiempo de refrigerio y paz.
Porque llegar a ese punto de inquietud, cuando en definitiva tenemos un Dios de paz, Él es quién nos provee de ella, Él es el autor.

        Busquemos en Dios experimentar su paz. ¿Cómo? Orando, meditando en su Palabra, aplicándola en nuestra vida y obedeciéndola. Siguiendo estos pasos, la paz de Dios llenará tu corazón y dará paso a la experiencia más maravillosa que puedas tener.

        Porque remitirnos sólo a sobrevivir si Jesús nos prometió una vida en abundancia. Al buscarle recibimos el descanso aún en medio de la tormenta más recia…Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús… Filipenses 4:7

       Que la paz de Dios inunde tu corazón y puedas experimentarla cada día, en tu hogar, tu familia y en todas las áreas de tu vida.

Grandes bendiciones del Señor para ti.
Ana María

Siendo fortalecidas...



El Señor dirige los pasos del hombre y lo pone en el camino que a Él le agrada; aun cuando caiga, no quedará caído, porque el Señor lo tiene de la mano. Salmo 37:23,24


        Amigas y amadas del Señor. Hoy pensaba sobre el fracaso y las consecuencias que muchas veces esta situación trae a las personas.
Desde la perspectiva de Dios el fracaso es el puente para alcanzar aquello para lo cual fuimos creadas. El Fracaso lo debemos ver como la oportunidad de empezar con más fuerza, en una vida nueva en Dios llena de oportunidades.
Él nos da la oportunidad de corregir los errores de nuestra vida para cumplir su propósito en nosotras. Por lo que no hay que pensar que Dios nos ha abandonado, sino que tiene algo mejor.

      Cuando fracasamos tendemos a sentirnos inferiores a los demás y no es así, no somos perdedoras, somos personas de grandes intentos de los cuáles hemos aprendido y madurado. Nunca debes sentir compasión de ti misma, ni de tu pasado, ni de tu presente, debes empezar cada día con entusiasmo y como dice la Palabra de Dios debemos estar gozosas aún en medio de las situaciones que no entendemos porque nos pasan. Recuerda que el Señor es quien pelea las batallas por ti y que satanás ya fue derrotado por Jesucristo en la cruz.
Puesto esto en tu pensamiento ya no correrás por correr, sino que correrás con el propósito de llegar a la meta que el Señor te ha fijado.
Es un compromiso con El, poner todo de nosotras, nuestra alma y espíritu abrazando su misericordia, que son nuevas cada día.

         En ninguna parte de su Palabra se nos dice que el camino del Señor iba a ser fácil, al contrario, es un camino de aprendizaje que nos lleva a tiempos de fracasos y triunfos, y cada uno de ellos con una lección para nuestro crecimiento personal y espiritual.
En su Palabra Dios nos dice que nunca nos dejará caídas, porque Él nos tiene de su mano .
Por eso cuando entregamos totalmente nuestra vida, confianza y fe en Él y somos guiadas por su Espíritu estamos dando un paso sobrenatural hacia aquellas cosas que para nosotras son imposibles, se hagan posibles.

Que tengan una semana bendecida en el Señor
Ana María





Himno Sea la paz (video)


Hice este pequeño vídeo para compartir con ustedes uno de los himnos que más me gustan. Espero les sea de bendición.

Si Señor, pero...



Frecuentemente cuando estamos orando  tenemos la costumbre ante una situación específica comenzar con el “Sí Señor, pero…”  y comenzamos a dar razones y argumentos del porque a nosotras no nos parece así.
Principalmente esto lo hacemos, cuando estamos conscientes que Dios  tiene el deseo de que hagamos algo puntual que nosotras no queremos hacer.

¿Por qué lo hacemos? ¿Acaso queremos en medio de una oración terminar debatiendo con Dios? ¿Acaso Él no tiene claro anticipadamente su mejor plan para nosotras?
Veamos esto, creo que lo hacemos porque muchas veces pensamos que seríamos de mejor utilidad a Dios en este o aquel lugar o esto y aquello hacerlo de otra manera.
Con esto lo que le estamos diciendo en definitiva es, “Esa es una buena idea Señor, pero yo tengo otra mejor.
Leamos en Mateo 16:22

Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.  Mateo 16:22

Pedro le amaba, Jesús le estaba declarando los acontecimientos por los cuales iba a tener que pasar, por eso es entendible la intención que tenía Pedro de proteger a su Maestro. El Apóstol se apresuró a presentar su plan, pensando en la idea de persuadir a Jesús para que no fuera a Jerusalén.
Podemos muchas veces encontrarnos frente a frente delante de su dirección, pero nuestra condición humana muchas veces hace que caigamos en el hecho de querer hacer las cosas a nuestra manera.

Es bueno considerar que si Jesús es el que gobierna nuestras vidas debemos darle la totalidad de nuestra voluntad, darle un lugar genuino en nuestras vidas. No tenemos por qué contradecir su voluntad
Cuando Dios te dirija, ten confianza en Él, su plan es divino.
Él no necesita de nuestras sugerencias sino de nuestra obediencia.

Que tengas un bendecido fin de semana.
Ana María