El fracaso

Cuantas son las veces que no logramos lo que nos hemos propuesto, a nuestros ojos lo teníamos todo resuelto, y de repente algo inesperado malogra lo que para nosotros era un hecho.
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido un fracaso, puede que haya sido en lo laboral, en el estudio o cualquier otro motivo en particular.

Sea cual sea a lo que se atribuya el fracaso, este muchas veces puede llevarnos al desánimo, por lo general algo común en el ser humano.
Pero sabes, no debemos conformarnos sino mirar el fracaso como un escalón al triunfo.
Tenemos que aprender de ellos para seguir adelante, la circunstancia no puede detenernos esa debe ser nuestra impronta, porque es parte de nuestro crecimiento.
Además tener en nuestra mente que cada fracaso o triunfo depende solamente de Dios.

Reconozcamos que el fracaso es un proceso para llegar a cada una de nuestras metas, debemos vencer el temor a seguir avanzando.
Tenemos en la Biblia muchos hombres y mujeres que tuvieron éxito en lo que Dios les encomendaba porque lucharon contra el fracaso y las situaciones adversas.

Cada uno de nosotros somos importante para Dios, Él como piedra preciosa nos va puliendo y sacando todas las imperfecciones hasta ser convertidos en una hermosa y valiosa joya brillante.
Por eso te animo a que no quedes en el suelo rendida, ¡levántate! y continúa firme y con fe.

Recuerda que Dios extiende su mano para levantarnos en todo tiempo…
El Señor hoy te dice… no te dejaré, ni te desampararé. Josué 1:5
Lo mejor está por venir, si no te rindes


Ana María Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.