El perdón


Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial… Mateo 6:14

Muchas personas intentan empezar de cero en sus vidas, después que un hecho puntual acaecido con otra/s persona/s los ha lastimado profundamente, pensando como dice el dicho “borrón y cuenta nueva”.
Pero no es sólo así como así, volver a empezar se podría decir que es imposible si la herida todavía está abierta en su corazón.
Ahora bien, ¿cómo puede la persona hallar sanidad para esa herida?
Para esta pregunta una sola respuesta, sólo es a través del perdón.

La falta de perdón en la vida de un creyente puede hacer que se convierta en una persona resentida, amargada y principalmente sin paz.
Por eso es imprescindible en este proceso pedir ayuda de Dios en oración.
Debemos recordar que el perdón debe ser sincero, debe salir desde el corazón mismo, será entonces el comienzo o por decirlo de otra forma el punto de partida para hallar esa paz.

Si vamos un tiempo atrás en nuestra vida, recordemos que nosotros mismos fuimos perdonados por Jesucristo, Él perdonó todas nuestras muchas transgresiones, canceló la deuda que teníamos con Dios a través de su sacrificio en la cruz. ¿Cómo podemos entonces rehusar perdonar a otros?
A partir de este importante hecho debemos aprender a perdonar, el cual traerá sanidad, alivio y restauración a nuestras vidas.


Tengamos siempre presente este versículo…
De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:13



Ana María Alvarez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.