Señor, yo confío en ti



Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Habacuc 3:17-19


Las últimas palabras del libro de Habacuc es un llamado a esperar, a estar calmos y confiados en medio de las aflicciones. ¿Alegrarme?, ¿gozarme?, por supuesto que no es nada fácil, y que hay circunstancias que lleva a las personas a la total desesperación, circunstancias de las cuales no se tiene control y que muchas veces no toman el rumbo que nosotros quisiéramos. ¿Quien no ha pasado o está pasando por estas situaciones?
Habacuc sabía que el control, sólo estaba en las manos de Dios, sus palabras eran movidas por la fe, el escritor nos revela su sentir…Aunque me vea en la condición de vivir en la más extrema pobreza, aún de no saber que comeré mañana porque mis campos ya no producen cosecha, y mi casa este asolada cuando antes disfrutaba de la provisión abundante que enviaba mi Dios… con todo me gozaré en el Señor.
 ¿De que me preocuparé? Debo alegrarme en mi Dios, gozarme en el que me ha salvado.
Habacuc, reconocía la supremacía de Dios y en los momentos más desalentadores recurriría a El. Es una profunda enseñanza, aun en esa aparente quietud de Dios el siempre está sobre nosotros impartiendo su voluntad.
Por eso no debemos limitar nuestra relación con Dios por las circunstancias buenas o malas que se nos presenta en nuestras vidas, accedamos confiados hasta la misma presencia de Dios poniendo nuestra fe en quien tiene el control sobre todas las cosas.
Dile hoy, Padre no entiendo por lo que estoy pasando, pero te creo. Aunque hoy perezca un propósito hay. Si perdiere todo, confío que tú me ayudarás a empezar de nuevo y proseguir, porque tú eres un Dios real y cualquiera sea tu propósito para mi vida, yo confío en ti.

¡Alégrate en el Señor y gózate en el Dios de tu salvación!

Ana María Alvarez Kipreos


4 comentarios:

  1. ¡Oh mi hermana, este es uno de mis pasajes favoritos de la Biblia! El Señor continúe bendiciéndote y usando para Su gloria,
    Un fuerte abrazo amada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida hermana, es un pasaje que llega a mi corazón, me alegro que hayas recibido bendición. Muchas bendiciones para ti y los tuyos y un fuerte abrazo a la distancia.

      Eliminar
  2. Ana que hermoso y alentador que bello tu blog Dios te bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M por tus palabras, que el Altísimo bendiga grandemente tu vida. Saludos desde Uruguay.

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.