...y les revelaré abundancia de paz...



Hasta el momento exacto de partir, la vida terrenal no se detiene… Cuantas son las veces que de estar en un maravilloso momento, viviendo días de alegría y paz, casi sin darte cuenta esos momentos poco a poco se van esfumando. Convirtiéndose en días tormentosos donde el dolor, la tristeza y la desesperanza invaden todo tú ser. Son los precisos momentos que debes aferrarte a las promesas del Señor, que son palabras que traerán sanidad a tu vida y restauración a tu alma herida… desahogo, paz, consuelo, esperanza para volver a sentir el primer amor.
Recuerda esta promesa…
He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6

Ana María Alvarez Kipreos



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.