*Lo que puede la oración ante una batalla




Muchas veces el creyente se encuentra ante situaciones que no puede manejar, que no puede hacer absolutamente nada. Que se siente totalmente impotente, hasta con temor ¿cuántas veces le sucedió?
Hoy vamos a ver en 2 de Crónicas un rey, que se sintió así.

Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra. Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová: y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.
2 Crónicas 20:1-4

Las noticias que venían a los oídos del rey Josafat no eran para nada buenas, mientras escuchaba a sus mensajeros una nube de tres ejércitos venían sobre Israel para destruirlos.  
¿Que podría hacer o que decisión tomaría el rey?, claramente en el versículo 3, se nos dice que el tuvo temor.
Ante el temor las personas tienden a quedar paralizadas, sin saber que hacer,
Josafat se sintió con temor e impotente, ¿cual fue entonces su reacción ante esta difícil circunstancia?
Claro está que por consecuencia de su temor, pudo haber optado por rendirse o enfrentar la batalla y arremeter contra los ejércitos enemigos, pero por el contrario no fue así, el sabía que sólo no iba a poder vencer. Por lo que, sólo hizo lo que debía hacer, sabiamente toma la decisión  correcta, recurre a su Dios, el Dios de sus padres.
Dice que el, humilla su rostro, adopta una posición humilde ante Dios y de esa manera ora.
También hace difundir que todo el pueblo ayunara y orara pidiendo ayuda, a Dios, es así que todo un pueblo se moviliza para clamar.
Dios vio sus corazones humillados viene a su socorro, les da el triunfo y los bendice con grandes riquezas, regresan en medio de júbilo y alabanzas...2 Crónicas 20:20:30
Cuando esté en circunstancias que se sienta impotente, y vea prosperar el temor en  usted no dude, humillese ante el que vive por los siglos de los siglos. Por que fiel es su promesa.

Clama a mí y yo te responderé Jeremías 33:3

Busquémoslo con corazón sincero, no seamos como aquellos que dicen ser dependientes de Dios, pero anhelan tener un breve momento de poder sobre la situaciónes.
Dios no puede ser engañado, porque el pesa los corazones.
Medite en su palabra, guarde sus mandamientos y ponga en práctica sus enseñanzas.
Recuerde por medio de la oración nos allegamos a El, tómese el tiempo necesario, tanto para hablar como para poder escucharle.

Ana María Alvarez

Regalame un comentario si te fue de bendición

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.