Las vírgenes prudentes y las insensatas




Hoy veremos  una parábola donde Jesucristo da una seria advertencia para su iglesia en los últimos tiempos.
Si leemos en la Palabra de Dios, vemos que El nos dejó las señales del tiempo en que vendría…
Estamos viviendo una serie de acontecimientos que día a día nos va llevando apresuradamente hacia la llegada de Cristo. A partir de la era industrial, esta dio paso a la era moderna y desde ese momento la humanidad ha ido cambiando a un ritmo asombroso.
¡Cuando nos íbamos a imaginar en 1970, que hoy día podríamos conectarnos y ver a nuestros familiares, amigos, etc. alrededor del planeta con un aparato tan pequeño como es un celular!, que un holograma nos daría la bienvenida en un aeropuerto o que se edificara un edificio de 30 pisos en 15 días como hace poco lo hicieron en China. Y si hablamos del clima estamos viendo y viviendo hechos que nunca pensamos que pasaríamos por ellos, cambios climáticos alrededor de todo el planeta. Vemos también la tierra, el constante crecimiento poblacional que traerá aparejado en las próximas décadas grandes hambrunas en muchos lugares donde es más alto el índice de la población, está también, los judíos que tienen el llamado para reconstruir nuevamente el templo (donde se posicionará el anticristo), que dicho sea de paso ya tienen los planos terminados y están bastante adelantados en todo lo que tiene que ver con mobiliarios, ropa sacerdotal (ya están enseñando a los levitas los rito ceremonial), el enorme telón que dividía el lugar santo, Ner Tamid o lámpara perpetua (menoráh) pueden verlos en este linck Instituto del templo.
Esto sólo lo doy como introducción al tema de hoy, por que faltaría hablar de las enfermedades, la apostasía, la destrucción del modelo de familia, el nuevo orden mundial, y tantas cosas que están aconteciendo que nos da la certeza de que estamos en los tiempos finales.
Pero si leemos en Mateo, Jesús nos dice…

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36

Nos muestra las señales pero nos dice que el día y la hora nadie sabe, sólo Dios.
Si seguimos leyendo, llegamos a  Mateo 25 donde nos dice la siguiente parábola de la cual estaremos hablando…

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.  Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. 

Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 

Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. Mateo 25:1-13


Veamos, cuál es el mensaje y enseñanza que Jesús quiere darnos.
Empecemos diciendo que esta parábola esta dentro de un contexto, el cual se refiere a la segunda venida de Cristo.
Comprendiendo esto vemos que Cristo nos muestra su venida como un novio que viene a desposar a su novia, Jesucristo representa el novio, su novia, la iglesia.
Ahora bien, es claro que viene a buscar una iglesia fiel, una iglesia que por amor y fidelidad a El, se ha guardado de todo aquello que contamina al hombre manteniendo su lámpara encendida.

Una lámpara para estar encendida necesita de aceite, Jesucristo en esta parábola pone suma importancia en este hecho.
El aceite en el Antiguo Testamento era utilizado simbólicamente para ungir reyes, lo vemos en la historia de Saúl y David, pero también se usaba para sanar los enfermos como leemos en el Nuevo Testamento en Santiago 5:14, ambas connotaciones del aceite simbolizan poder del Espíritu Santo de Dios.
O sea que el Espíritu Santo es representado con el aceite, vemos entonces que lo que nos muestra Jesucristo es que el Espíritu de Dios mantiene la lámpara encendida.
Ya tenemos conocimiento de que el Espíritu Santo simboliza el aceite, ¿pero que hay de la lámpara? Veamos este versículo…

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. Salmos 119:105

Exactamente, la palabra de Dios a través del Espíritu Santo alimenta nuestra vida espiritual.
Hay que comprender que debemos velar y cuidar nuestra estado espiritual, porque Cristo nos está advirtiendo que en los tiempos finales debemos más que nunca estar preparados.
Debemos cuidar que nuestra lámpara no esté parpadeando por falta de aceite y dejemos de dar la luz, debemos ser previsores y no sólo mantener nuestra lámpara llena sino siempre tener más guardada para que no nos falte.
Vemos que las vírgenes prudentes habían cuidado de que no les faltara el aceite, pero las insensatas no se proveyeron del mismo, por el contrario descuidaron su parte espiritual, un área que si se desatiende la persona es proclive a volver a su anterior estado pecaminoso.
Es claro que las insensatas tenían el pensamiento puesto en que el Señor (el novio) se tardaría, por lo que tendrían tiempo de comprar en cualquier momento más aceite.
Una persona insensata a los ojos de Dios, es aquella que escucha la Palabra de El y no la pone en práctica en su propia vida. Lo leemos en Mateo, donde Jesús nos dice…

Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena…Mateo 7:26

Para tener una perfecta relación con Dios la persona debe entregarse por completo al Espíritu Santo, y dejarlo cumplir su cometido para lo cual Cristo le envió.
Es a través de su Espíritu que conocemos a Dios, porque dice la palabra que…

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 1 Corintios 2:10-11

¡Que maravilloso, es comprender esto! ese mismo Espíritu que escudriña y conoce las cosas de Dios,  está dentro de cada uno de nosotros que hemos entregado nuestra vida para ser guiados y enseñados por El.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Romanos 8:14

Dios nos ha revelado este misterio y provisto de este maravilloso aceite que es el Espíritu Santo para que alumbre nuestro camino hacia El.
Podemos decir sin lugar a dudas, que las 5 vírgenes insensatas no conocían a Dios, su relación con El era lejana, por eso la llama que daba el aceite se estaba apagando Y es así, muchos son los que viven donde su propio yo es el que administra sus vidas y no dan paso a que sea el Espíritu de Dios el que gobierne su ser.
Entonces que importante es de entender lo que leíamos en Romanos 8:14 debemos dejar que el Espíritu Santo nos guíe.
Si no es así, llegará el tiempo en que se les negará la entrada a las bodas y el novio les dirá “de cierto os digo, que no os conozco”

Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 
Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Mateo 25:11-12


Entonces…

Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. Mateo 25:13


Ana María Alvarez
Regálame un comentario si te fue de bendición


4 comentarios:

  1. ¡Cómo disfruto leerte mi hermana querida! Siempre llena de sabiduría, me encanta esta entrada, qué Dios te bendiga y te continue usando, sos de mucha bendición!! Cariños a toda tu familia y qué Dios te bendiga Ana querida!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por cada una de tus palabras, se que vienen de tu hermoso corazón, Dios Altísimo bendiga grandemente tu vida, a tu esposo e hijos. tu también eres una bendición para mi y para todos los que siguen tu blog. Un requete fuerte abrazo desde mi rinconcito para ti y cariños también para tu familia.

    ResponderEliminar
  3. Mi estimada Ana, ¡cómo me ha bendecido esta preciosa entrada!, esperamos a nuestro Amado ¡que viene pronto a por su novia! y eso llena de un gozo indescriptible nuestro corazón. Como siempre Dios usándote en cada palabra, muchas gracias.

    Un beso enorme para ti y toda la familia y a esa preciosa nieta que está contigo en la foto, es hermosa. Dios los bendiga a todos.
    Maranata.

    ResponderEliminar
  4. Gracias querida Ester, por tu visita, la honra y la gloria sea para Dios, que con su gracia permite que todo lo que me ha dado lo pueda volcar en palabras para bendición de otras vidas. Mi corazón está agradecido por la amistad y el cariño que siempre me demuestras. Que la luz del Señor resplandezca sobre ti y tu familia. Tequiero mucho

    ResponderEliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.