DE PASTOR A REY (Parte 1)

Escudriñando las Escrituras nos encontramos con David, un hombre que fue, admirado, victoreado, perseguido, fue rey, profeta y poeta, valiente, humilde, espiritual y con su total confianza puesta en Dios. Fue el elegido por Dios para que de su raíz y linaje naciera Jesucristo, el Mesías.
Este estudio lo realizaré en dos partes, comencemos con….

¿Quien era David?

Dentro del marco familiar primero que nada veremos su descendencia, David fue biznieto de Booz y Rut, lo leemos en el Libro de Rut.

…Booz engendró a Obed, Obed engendró a Isaí, e Isaí engendró a David. Rut 4:21

Isaí el padre de David era parte de una de las principales familias de la tribu de Judá.
Según la tradición judía, el bisabuelo de David (Booz) fue un hombre sabio, generoso y rico, este tenía muchas posesiones entre ellas campos.
David fue el menor de 8 hijos que tenía Isaí, Eliab, Abinadab, Sama, los cuatro siguientes no se mencionan sus nombres.
El nombre David significa en hebreo "amado”.
El fue quien sucedió a Saúl en el trono.
A la edad de treinta años, reinó en la tribu de Judá siete años y seis meses, todo ese tiempo lo reinó desde Hebrón.
Más tarde desde Jerusalén reinaría sobre todo Israel.
Fecha en que se registra su período de 40 años de reinado es entre 1010 y 970 a.C
Debo agregar que estuvo durante seis meses exiliado cuando su hijo Absalon se reveló contra el.
* Siendo rey en Hebrón, le nacieron 6 hijos, Amnón, Cheleab, Absalón, Adonías, Saphathia y Jethraam.
* Siendo rey en Jerusalén le nacieron,  Simma, Sobab, Nathán, y Salomón.
Y otros nueve: Ibaar, Elisama, Eliphelet,  Noga, Nepheg, Japhia., Elisama, Eliada, Eliphelet
David murió a la edad de setenta años.

David Pastor

En el relato del libro de 1 Samuel se menciona que David cuidaba las ovejas de su padre (lo leemos en 1 Samuel 16:11). Era común en las familias judías que el más joven de la casa fuera el que tuviera el trabajo de pastorear las ovejas.
Las ropas de un pastor eran sencillas, una túnica la cual estaba atada a su cintura con un cinturón de cuero, sobre sí llevaban una especie de abrigo de piel, la cual le abrigaba en los días de lluvia y le servía también como cobertor por las noches, cargaban una bolsa (bolsa pastoril) de piel donde ponían el alimento, un cayado que utilizaban cuando debían andar por lugares montañosos, también era útil para separar y contar las ovejas. Como arma los pastores usaban una honda.
Tenían a su cargo entre otras tareas el dirigir la majada a lugares seguros, de pasturas buenas y verdes y  cuidar que estas pastaran tranquilas fuera de cualquier peligro si alguna se extraviaba la buscaba hasta encontrarla.
Muchas veces sucedía que quedaban lejos de su hogar  por lo que debían pernoctar varios días a la intemperie, en alguna cueva o en pequeños refugios hecho con ramas.
Podemos decir que si bien era un trabajo rutinario, era también arduo y peligroso.
Así lo leemos en….

…Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. 
Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba… 1ra Samuel 17:34-36

NOTA: Entre la fauna salvaje “Jaiot  Haaretz” que había en tiempos del Antiguo Testamento en la zona que abarcaba Israel estaban, el león, la pantera, el oso, el chacal, la hiena, gato salvaje y el lobo entre otros.
Debemos enfatizar que el pastor amaba su rebaño a tal punto de dar su vida por ellos, esto me hace pensar en las palabras de Jesús que leemos en Juan…

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Juan 10:14

Vemos que Dios, en esa vida solitaria preparó a David hábilmente en la labor de pastor.
Adquirió el hábito de guiar y proteger, (apacentar), pero sobre todo en medio de los días de sol o de adversidad aprendió amar su rebaño. Así Dios le tenía preparado un rebaño más grande, el cual mas tarde conduciría y protegería a lo largo de su vida, cumpliendo así su destino.

David poeta y músico

En 2 de Samuel leemos…

…El ungido del Dios de Jacob, 
El dulce cantor de Israel… 2 de Samuel 23:1

Así es como David es recordado en el pueblo de Israel, podemos imaginarnos a David mientras cuidaba sus ovejas, allí sentado quizás bajo la sombra de algún árbol con su arpa alegrando su corazón con la música.
Profundizando en las costumbres de la época, es interesante aclarar que el arpa no era un instrumento común entre los pastores, sino la flauta. Esta era de dos cañas atadas, una junto a la otra con perforaciones en ambas.
David fue un gran músico, además en el libro de Amos nos cuenta que David habría inventado instrumentos musicales.

…gorjean al son de la flauta, e inventan instrumentos musicales, como David… Amos 6:2

Muchos de los Salmos que leemos en la Biblia fueron escritos por el, ya que dentro de los Salmos se encuentran varios autores, como por ejemplo los hijos de Coré, Asaf entre otros.
Su verdadera adoración partía de la base de una relación con Dios y una vida con Dios.

David Profeta

Podemos decir que en el Nuevo Testamento encontramos ciento dieciséis citas que son tomadas de los Salmos, entre las muchas referencias están las profecías Mesiánicas.
“En las últimas palabras de David” de 2 Samuel, David profetizó…

El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, 
Y su palabra ha estado en mi lengua. 2 Samuel 23:2

Así se corrobora en el libro de los Hechos

 siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. Hechos 2:31

Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David… Hechos 1:16

En Lucas leemos las palabras de Jesús…

… Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Lucas 24:44
  
David es ungido

Por muchos años Dios le había levantado al pueblo de Israel jueces, estos eran lideres militares y civiles que en todas las decisiones difíciles o no, ellos guiaban al pueblo. El último juez fue Samuel, dice la Palabra que al llegar a la vejez, pone a sus dos hijos por jueces.
Ahora bien, los ancianos de las distintas ciudades de Israel, veían con desagrado a sus hijos ya que estos no andaban en los caminos correctos de Samuel, su padre.

Aconteció que habiendo Samuel envejecido, puso a sus hijos por jueces sobre Israel. 
Y el nombre de su hijo primogénito fue Joel, y el nombre del segundo, Abías; y eran jueces en Beerseba. 
Pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se volvieron tras la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho. 1 Samuel 1:1-4

Estos ancianos se juntan y van a ver a Samuel para pedirle que les pusiera un rey como tenían las otras naciones a su alrededor.
Un rey conforme al corazón del pueblo, como ellos lo querían
Dice que esas palabras no fueron  del agrado de Samuel, quien los despide a cada uno y ora a Dios. No es de menos que Samuel haya quedado mal ante tal reclamo, ya que con todos los años que este estuvo de servicio frente el pueblo, ahora le decían que sus hijos eran una deshonra, realmente la tristeza tomo su espíritu.
Pero veamos, nos detenemos en la respuesta que Dios le da a Samuel luego que este orara.

Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. 1 Samuel 8:7

Recordemos que les decía que los jueces actuaban de líderes, personas constituidas por Dios para guiar y resolver las distintas cuestiones del pueblo, ahora ellos pedían un rey, en pocas palabras un soberano sobre sus vidas, alguien a quien darle la potestad y honor una persona que reinara sobre sus vidas, desechando así a Dios.
Acontece que Dios toma una decisión y pone a Saúl como rey, quien es ungido por Samuel.

Ahora bien, hay un hecho que sucede en el segundo año de su reinado, los filisteos se juntaron para pelear contra el pueblo de Israel.
Samuel le había dado un plazo a Saúl antes de ir a la batalla, el cual era que debía esperar siete días en Gilgal, cumplidos estos bajaría al campamento para ofrecer holocausto a Dios.
Llegado el plazo acordado, el ejército de Saúl desertaba y Samuel no aparecía, por lo que decide el preparar y hacer la ofrenda.
Dice que cuando el termina el holocausto  llega Samuel, este se disgusta y le advierte que Dios pondría a otro en su lugar como rey, puede leerlo en su Biblia en 1 Samuel 13:1-14
Como vemos entonces, no fue el hecho en sí que Saúl hiciera la ofrenda, porque si recordamos hasta el mismo David y Salomón hicieron sacrificios a Dios, todo se reduce al pecado de desobedecer la orden que Dios le había dado por medio de Samuel.
Su fe estaba puesta en el número del ejército que tenía para ir a la batalla y no en el Dios Todopoderoso que les podía librar del enemigo y darles la victoria.

NOTA: Holocausto (Olam) significa “aquello que va arriba” y es una expresión de entrega a Dios, de aquí en más Dios era el que peleaba la batalla por el pueblo.

NOTA: Cuando la ciudad de Silos es destruida, toma su lugar la ciudad de Gilgal, esta se hizo favorable porque quedaba bastante distanciada del territorio de los filisteos, así se convierte en el centro principal de la existencia religiosa  de Israel.
Desde allí Samuel juzgaba, también se congregaba el ejército para la guerra. En ese lugar existía un altar construido por Samuel y aprobado por Dios donde oraba y presentaba holocausto.

Otro hecho y este si definitivo para que Dios tome una decisión es que en cierto momento del reinado, Saúl nuevamente desobedece el mandato de Dios.
La orden era…

Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos. 1 Samuel 15:2

Estas instrucciones tal como las dictó Dios, Saúl no las cumple.
Esta desobediencia hace que Dios se arrepienta de su elección y deseche definitivamente a Saúl como rey, por lo que cambia el plan y el propósito que tenía para Saúl…

…porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. 1 Samuel 15:26

A partir de este acontecimiento en la vida de Saúl, entra a escena nuestro personaje David.
Dios le da la orden y el lugar específico a Samuel donde hallar al futuro nuevo rey.
Pero Samuel temía por su vida, sabía que Saúl ordenaría inmediatamente matarlo al enterarse de este plan, por lo que Dios le dice que su elegido, sea ungido secretamente

NOTA: El aceite de unción fue usado en Israel para ungir a los sacerdotes, como también para el altar y los utensilios del Tabernáculo y el Templo.
Cuando Saúl es puesto delante del pueblo como rey es ungido por Samuel.
El acto de unción le daba el favor y el poder de Dios sobre su persona, elegido por El y designado para ocupar ese lugar especial.
El aceite de unción estaba compuesto por…

Tomarás especias finas: de mirra excelente quinientos siclos, y de canela aromática la mitad, esto es, doscientos cincuenta, de cálamo aromático doscientos cincuenta, de casia quinientos, según el siclo del santuario, y de aceite de olivas un hin. Y harás de ello el aceite de la santa unción; superior ungüento, según el arte del perfumador, será el aceite de la unción santa. Éxodo 30:23-25 Este se vertía sobre la cabeza de la persona.

Continuando con nuestro estudio, leemos que Samuel es enviado a la casa de Isaí.
Una vez allí Samuel ve al primogénito de este y dice…

Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido. 1 Samuel 16:6

Tanto Saúl como Eliab eran hombres altos y de buen parecer, una característica que daba autoridad ante el pueblo y el ejército, al verlo Samuel inmediatamente dedujo que era el escogido de Dios.   
Al igual que Samuel, vemos que la tendencia del hombre es buscar lo exterior de la persona, lo que sus ojos ven, pero Dios le mostraba a Samuel que El por el contrario miraba el corazón del hombre.
Porque desde siempre, el corazón simboliza la manifestación más propia del espíritu del hombre, para los judíos por ejemplo es el lugar de encuentro del hombre con Dios.

Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. 1 Samuel 16: 7

Así fueron presentados los siete hijos de Isaí y uno a uno Dios le decía que no era.
Ya descalificados todos los que había, preguntó si quedaba algún otro hijo, Isaí le dice que si. Samuel le ordena que le traigan delante de el.
Y allí estaba David un joven como describe la Biblia “rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer”
Vamos a ver un hecho muy curioso, este es que Dios le dijo que ungiera a su elegido en lo secreto, por lo que los hermanos y el padre no deberían estar.
¿Como entendemos entonces que estuvieran presentes?
Si leemos con atención vemos que Samuel en ningún momento menciona para que venia a ungir a uno de los hijos de Isaí, por lo que se supone que habrán pensado que correspondía al hecho que Samuel le ungiría como discípulo o futuro profeta.
Así es que aunque estaba su familia, en lo secreto David fue ungido.

Es de notar que como decíamos anteriormente, Saúl fue elegido conforme al corazón del pueblo pero Dios dice que se proveyó de un varón conforme al corazón de El, el cual era David.

…te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey. 1 Samuel 16:1

Y si nos volvemos unos capítulos antes recordamos que Dios le habló a Saúl por medio de Samuel…

…Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo… 1 Samuel 13:14

Para terminar esta primera parte del estudio, podemos decir que hay creyentes que como Saúl en medio de situaciones que se necesita esperar, se impacientan, toman sus propias decisiones y no esperan los tiempos de Dios.
Debemos ver a David, su secreto para una vida de victoria fue que el supo esperar el tiempo preciso que Dios tenía para el.  Vemos que aunque estaba ungido como rey, continúo pastoreando dice la palabra “las pocas ovejas” de su padre, esperando pacientemente el momento en que Dios decidiera ponerlo como rey.
Debemos recordar que el Todopoderoso siempre está con nosotros y es el que nos da la victoria en todos los órdenes de nuestra vida. Una decisión apresurada fuera de los tiempos de Dios tendrá como consecuencia que Dios postergue o deseche los planes que tiene para sus elegidos, así como le sucedió a Saúl que perdió todo.


Vamos a detenernos en este punto del estudio y en la segunda parte analizaremos diferentes acontecimientos que se fueron dando. 


SEGUNDA PARTE DEL ESTUDIO AQUÍ





Regálame un comentario si fue de bendición para ti
También al pie de página puedes calificar







Todo el material en este blog Siguiendohacialameta.blogspot.com tiene copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción integra y/o parcial, de los temas y estudios.

6 comentarios:

  1. ¡Qué puedo decir de esta enseñanza querida Ana María!! Brillante, realmente de excelencia, Dios te ha dado un gran don de enseñanza, de discernimiento, de revelación, me encantó leer esta entrada, llena de sabiduría, y estoy expectante para la parte siguiente. Te llevo en mi corazón. Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amada hermana Teresa por tus palabras, verdaderamente Dios soberano de mi vida ,a el sea la honra. Un abrazo fuerte a la distancia, yo también te llevo en mi corazón y oraciones. Dios te bendiga amiga grandemente!

      Eliminar
  2. Querida Ana, Palabra, Palabra, Palabra de lo alto, como siempre de mucha bendición, no pares nunca, estoy convencida que Dios está alimentado y alentando muchas vidas a través de este blog.
    Un abrazo y que Dios te bendiga grandemente. Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermana Ester por tus bellas palabra, las atesoraré en mi corazón.
      Que el Dios de Israel, de Abraham, Isaac y Jacob, bendiga cada día tu vida y haga resplandecer su rostro sobre ti cada mañana.
      Un fuerte abrazo a la distancia.

      Eliminar
  3. Ana gracias por visitar mis blogs.Que enseñanza tan maravillosa sobre la vida de David, encantadora la forma como escribes, Dios te continue dando más sabiduría y conocimiento cada día. Un abrazo y muchas bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, gracias a ti por visitar mi rinconcito, te agradezco tus palabras y tus bendiciones.
      Que el Altísimo derrame muchas bendiciones a tu vida.
      Un fuerte abrazo desde Uruguay.

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.