David de pastor a Rey (Parte 2)

En esta segunda parte de este breve estudio sobre David, desarrollaremos algunos elementos que pusieron a David en un aparente enfrentamiento desigual.

La victoria de David sobre Goliat

Primeramente repasemos para ver como David llega hasta Saúl.
Decíamos que Dios había desechado a Saúl como rey, por lo que le sobreviene que…

El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová. 1 Samuel 16:14

Los criados que le veían de esta manera, le aconsejan buscar alguien que tocara el arpa, para traer paz a su espíritu atormentado.

NOTA: Según el Tanaj “un espíritu malo de parte de Dios” quiere decir que tenía arrebatos de locura, no tenía dominio sobre si en sus pensamientos y actos.
En ese estado era agresivo y actuaba desordenadamente.

Saúl les ordena que busquen a alguien que toque ese instrumento…

Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él. 1 Samuel 16:18

Llega David ante Saúl…

… estuvo delante de él; y él le amó mucho, y le hizo su paje de armas. Y Saúl envió a decir a Isaí: Yo te ruego que esté David conmigo, pues ha hallado gracia en mis ojos. Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él. 1 Samuel 16:21-23

Así David queda con Saúl como paje de armas, se menciona que David estuvo un tiempo con Saúl y luego volvió con su padre al pastoreo
Es importante aclarar que según algunos eruditos, cronológicamente puede haber pasado un tiempo bastante distanciado entre el hecho que David volvió con su padre y la situación que se suscita a continuación.
Ahora bien, los filisteos y los israelíes se levantaron para la guerra en el valle de Ela, lo que es hoy el estrecho de Gaza, diré que el pueblo filisteo fue uno de los principales enemigos del pueblo Israelí, eran muy buenos herreros, por eso sus armas eran notoriamente superiores a las naciones de su alrededor. 
Soco y Azeca valle de Elah del arroyo donde David tomó las cinco piedras lisas.
Las evidencias internas de la Biblia demuestran que este enfrentamiento ocurrió entre el 1064 a.C. y 1063 a.C.
Saúl se había colocado el campamento del lado occidental del valle, cerca de Soco, dado que en el lugar habían frecuentes enfrentamientos se le denominaba “Límite de Sangre”
Por otro lado los filisteos (en la colina de Elá) en su ejercito había un gigante, de nombre Goliat, quien por cuarenta días, turbo y atemorizó a Israel, se ponía por la mañana y por la tarde en medio de los dos campamentos desafiando al ejército de Saúl.

NOTA: Goliat media 9 pies y un palmo (3.05 m)
* La cota de malla cinco mil ciclos de bronce (75 kilos)
* Lanza de gran tamaño (que se asemejaba a “enjullo de tejedor”) su hoja era de hierro pesaba seiscientos siclos (6.8 kg)
* La coraza esta cubría espalda, pecho y costado
* A su costado, llevaba la espada (kidon), esta era curva, “espada-hoz” 
* Sobre sus hombros una jabalina
* Y en u mano la lanza

Esto nos da un claro fundamento del temor que invadió en el ejército de Israel.
Por otro lado debemos pensar que entre el peso de las armas y su armadura debe haber hecho pesado y lento sus movimientos.
Ahora bien, pensemos por un momento en el escudo de Goliat, primero ¿quién lo sostenía? La respuesta está en…

…e iba su escudero delante de él. 1 Samuel 17:7

El escudo servía como protección de su cuerpo, recordemos que decíamos al principio que Goliat media 9 pies y un palmo o sea 3.05 m
No hay referencias sobre el peso del escudo, pero nos da a pensar que para que el escudo le protegiera debió tener una altura casi como el, aquí nos acercamos al punto que quería llegar, ¿podría un hombre de altura normal llevar un escudo tan grande? Ante este razonamiento era imposible, quien llevaba el escudo tendría que haber sido quizás, de una altura y complexión no digo igual, pero si casi a la de Goliat.
Comúnmente el escudero sólo sostenía su escudo enfrente del soldado mientras avanzaba “Y el filisteo venía andando y acercándose a David, y su escudero delante de él. 1 Samuel 17:41”, en otras peleaba al lado de su señor, en tiempo de paz quedaba como criado.

Algo interesante, la tradición judía cuenta que exactamente Goliat se presentaba en el horario en que el pueblo hebreo recitaba la Shemá.
Se cree que era para sacarlos de su oración diaria, por lo que se reunían y les era imposible recitar y orar.

 …y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes… Deutoronomio 6:7

NOTA: El significado de la palabra hebrea Shemá  es oír/escuchar, oír con inteligencia.
El nombre de este recitado que es como decíamos Shemá, es debido a la primera palabra con que empieza el mismo. Está marcado con rojo

Oye, Israel, Adonai es nuestro Di-s, Adonai es Uno. Bendito sea el nombre de la gloria de su reino por siempre jamás.
Amarás a Adonai tu Di-s con todo tu corazón, con toda tu alma con toda tu fuerza. Y estas palabras que Yo te ordeno hoy estarán sobre tu corazón. Las enseñarás a fondo a tus hijos, y hablarás de ellas al estar sentado en tu casa y al andar por el camino, al acostarte y al levantarte. Las atarás como señal sobre tu mano y serán por recordatorio entre tus ojos. Las escribirás sobre las jambas de tu casa y en tus portones…. Deuteronomio 6:4-9
Continúa la oración con los párrafos Deuteronomio 11:13-21 y luego Números 15:37-41
Según el código de la ley judía esta se debe recitar con los ojos cerrados, estos se cubren con la palma de la mano derecha para que nada alrededor les perturbe o distraiga y estén más concentrados.
Esto por supuesto era imposible con Goliat delante de ellos vociferando desafiante.

Continuando vemos, que por ese tiempo tres de los hermanos de David estaban como soldados en el ejército de Saúl.
Dice la Palabra que David estaba cuidando las ovejas de su padre.
Isaí su padre estaba preocupado por no tener noticias de sus hijos por lo que le ordena que vaya al campamento donde están sus hermanos, para llevarles provisiones de alimento y saber de ellos.
Dice que David se levanta en la mañana para dirigirse hacia allí.
Este llega al campamento justo en el momento en que ya estaban puestos en orden de batalla y oye al gigante desafiando al ejército de Israel.
Mientras David oía las palabras de Goliat, Dios movía su corazón para enfrentarlo.
Ahora, ¿Por qué Saúl no se resolvía a enfrentar a los filisteos?
Hay dos hechos importantes, el primero si recordamos cuando el peca contra Dios desobedeciéndole, dice que el Espíritu de Dios se aparta de el “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl 1 Samuel 16:14” y el segundo es que Samuel también se aparta de el y no lo vuelve a ver “Y nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida. 1 Samuel 15:35”, o sea el sabia que estaba sólo en esta batalla, por lo que el temor le invadió y es muy probable que se haya encontrado perdido sin saber que hacer.
El líder, en este caso el rey era el que debía infundir en el ánimo de los soldados la confianza para ir a pelear, algo que no sucedía en el estado que se encontraba Saúl.
Decíamos entonces que David escucha a Goliat, por lo que habla…

 …¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? 1 Samuel 17:26

Estas palabras llegan a los oídos de Saúl, quien lo hace traer a su presencia.
Una vez allí, David dice…

No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo. 1 Samuel 17:32

Al oír estas palabras, Saúl intenta disuadirle de esta decisión…

No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. 1 Samuel 17:33

Por lo que David le responde…

Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 1 Samuel 17:34-36

Viendo Saúl que no podía hacerlo desistir, acepta que David enfrente a Goliat y le bendice.
Inmediatamente dice que le viste con su ropa armándolo con su coraza, casco y espada.
Muy dentro de su corazón Saúl estaba completamente seguro que no vencería a Goliat y pensaría quizás con su armadura de combate podría tener alguna posibilidad.

Vamos a leer el siguiente versículo…

…y puesto en medio del pueblo, desde los hombros arriba era más alto que todo el pueblo. 1 Samuel 10:23

Podemos suponer que Saúl era extremadamente alto.
Ahora bien, según la tradición judía, esta armadura que con buena intención Saúl le prestaba, si pensamos en la estatura de uno y otro, le iba más estorbar que beneficiar en el enfrentamiento.
David se da cuenta de ello al intentar caminar, por lo que para no deshonrar la gentileza del rey y se sintiera herido con sabiduría le expresa lo siguiente…

Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué.

Sin embargo es de notar lo expresado por el autor, “Y David echó de sí aquellas cosas” vemos que David se sintió muy molesto con esta ropa a tal punto que se la quita con impulso.  

NOTA: Echó - Enviar un objeto dándole un impulso - arrojó lanzó tiró

Miremos que David era experto en el tiro con la honda, tenía gran destreza para usarla.
Dice que inmediatamente que se saca aquella armadura…

…tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo. 

NOTA: La honda se usaba ya desde tiempos anteriores para la guerra, según nos relata la  Biblia, los de la tribu de Benjamín eran muy diestros en el manejo de la misma, en el
Libro de Jueces leemos… “De toda aquella gente había setecientos hombres escogidos, que eran zurdos, todos los cuales tiraban una piedra con la honda a un cabello, y no erraban.”


Nos detenemos por un momento en el pasaje anterior donde dice que David tomó cinco piedras.
Viendo este pasaje son muchos los que piensan que David tuvo falta de fe.
Por otro lado están los que conectan este hecho con el pasaje que está en 1 de Crónicas capítulo 20, donde ciertamente dice que había cuatro gigantes (en ese tiempo) en el pueblo filisteo.
Según piensan, estos estaban ese día escondidos esperando atacar, por lo que David en un plano general los ve y cuando va a tomar las piedras, (por las dudas) toma cuatro más.
*Primero, yo dudo, por muchas razones, que el autor (si esto fuera veraz) lo omitiera.
*Segundo, leemos que todos los filisteos salen corriendo cuando ven muerto a su paladín, ahora es improbable que cuatro hombres gigantes y que posiblemente estuvieran fuertemente armados como Goliat, salieran corriendo prácticamente despavoridos.
Creo que estará de acuerdo que siendo estos hombres de guerra, avanzarían uno a uno a la confrontación contra David.
¿Porque David tomó cinco piedras? nadie le puede dar una respuesta bíblica y valedera y no empaña para nada el valor y la fe que puso en Dios este joven pastor para matar al gigante Goliat.

Retomando, vemos que David se presentaba ante este gigante, con su honda, y cinco piedras por el otro lado estaba Goliat con su armadura de metal lanza y espada.
Llegaba el momento tan esperado por David, leamos el texto según la Torá

Entonces David metió su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra y la arrojó con la honda, hiriendo al filisteo en la frente. La piedra quedó clavada en su frente, y éste cayó de bruces en tierra.

Así venció David al filisteo con una honda y una piedra, golpeó al filisteo y lo mató. Como espada no tenía en su mano, corrió David, se puso sobre el filisteo, y tomando la espada de éste, la sacó de su vaina y lo remató cortándole la cabeza con ella. Cuando los filisteos vieron muerto a su héroe, huyeron. 1 Samuel 17:49-51

Entonces veamos, primero por la fuerte velocidad de la piedra esta queda incrustada sobre su frente, esto tiene que haberle hecho perder el conocimiento, dice que “cae sobre su rostro en tierra”
Inmediatamente el autor nos dice que lo “mató” con honda y con piedra y luego que lo remato con la espada, algo que puede traer a error de comprensión, ya que si estaba muerto era imposible rematarle, veamos como dice…
 “Así venció David al filisteo con una honda y una piedra, golpeó al filisteo y lo matóLuego el relato cuenta que David lo remata con la espada de Goliat cortándole la cabeza.
Cuando dice “lo mato” es una expresión que Goliat estaba herido de muerte.
Era un hecho que aunque no lo hubiera rematado, la herida le habría dado la muerte, el rematarlo lo que hizo fue apresurar lo que igual iba a suceder.

NOTA: Rematar: Según el diccionario, Acabar de matar a una persona o animal que está a punto de morir:

Alguien preguntó una vez ¿porque David le cortó la cabeza?, si leemos unos versículos antes, cuando David enfrenta a Goliat le anuncia su muerte en tres pasos.

Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza… 1 Samuel 17:46

Esto ya estaba en la mente de David el hacerlo, para el era ya un hecho.
Se puede deducir claramente que esto fue para demostrar y dejar bien claro ante los filisteos que Goliat con su estatura, fuerza y armas era un mero hombre, o sea nadie ante el poder y la supremacía del Dios de Israel.
Algo para agregar también es el siguiente hecho ¿Por qué David llevó la cabeza a Jerusalén? Como jactancia delante de los demás, no lo creo.
Mas bien, para contestar esta pregunta debemos hacernos otra ¿Qué es lo que David ve a su alrededor, cuando Goliat desafía y vocifera contra el Dios de Israel?, leyendo los versículos se nos muestra el mismo panorama que se le presentaba a David.
Vio un ejército atemorizado y desesperanzado, con un rey que no era ni reflejo de lo que había sido en sus comienzos, un hombre que estaba sin el favor, ni la dirección de Dios.

Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo. 1 Samuel 17:11

Y todos los varones de Israel que veían aquel hombre huían de su presencia, y tenían gran temor. 1 Samuel 17:24

Ante este panorama es que David expresa…

…¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? 1 Samuel 17:26

Vemos a un joven con su fe puesta solamente en Dios, es eso lo que querría transmitirle no sólo al ejercito, sino a todo el pueblo de Israel, desterrar la turbación y el temor de ellos y motivar su fe, ¡Dios había vencido! era la prueba evidente que el Dios de sus padres, pelearía las futuras batallas por ellos y que de El vendría la victoria.

Ahora vamos a leer los últimos versículos de este capítulo, donde encontramos un detalle interesante.
Lo vemos en el hecho que Saúl ya conocía a David, el era su paje de armas, ¿porque entonces le pregunta al general de su ejercito indagando sobre el?
Les comento que este tema ha resultado ser de controversia aún para los más eruditos, el resultado ha sido que de esto han salido diferentes teorías, siendo algunas muy valederas.

Pero nosotros vamos a leer con atención en los versículos siguientes…

Y cuando Saúl vio a David que salía a encontrarse con el filisteo, dijo a Abner general del ejército: Abner, ¿de quién es hijo ese joven? Y Abner respondió: 

Vive tu alma, oh rey, que no lo sé. Y el rey dijo: Pregunta de quién es hijo ese joven. 1 Samuel 17:55-56

Leyendo unos versículos antes, el autor ya había relatado todo lo acontecido con la pelea entre David y Goliat, de repente nos lleva hacia atrás, al preciso momento cuando David va a pelear con Goliat “Y cuando Saúl vio a David que salía a encontrarse con el filisteo 1 Samuel 17:55”
Pero lo que llama poderosamente la atención es la preocupación que Saúl tiene, no por averiguar el nombre de David que ya lo sabía, sino por su ascendencia (linaje).
Algo que quizás en su momento, no le había puesto reparo (1 Samuel 16:18-22) pero que ahora era muy importante para el averiguar.
Que pasaba por los pensamientos de Saúl, ¿acaso aquel muchacho audaz, valiente y de buen parecer, era el que Samuel tiempo atrás había pronosticado, sería su sucesor?
El como soldado sabía que sólo alguien movido por Dios podía aventurarse a aceptar el desafío de Goliat. Podemos decir entonces, que Saúl debe haber percibido en la condición de David su liderazgo para grandes multitudes.

Y cuando David volvía de matar al filisteo, Abner lo tomó y lo llevó delante de Saúl, teniendo David la cabeza del filisteo en su mano. 

Y le dijo Saúl: Muchacho, ¿de quién eres hijo? Y David respondió: Yo soy hijo de tu siervo Isaí de Belén. 1 Samuel 17: 57-58

Hace algún tiempo escuche de un rabino decir con respecto a este hecho… “Fue la pregunta acertada de un soberano que siente que la corona tambalea sobre su cabeza, y que un naciente nuevo rey está al acecho.”

NOTA: Algunos piensan que estos últimos versículos fueron agregados posteriormente, pero no hay base sólida en pensar de esta manera.

Encontramos entonces en estos pasajes bíblicos una hermosa enseñanza que aprender, David descubrió que era su tiempo y su momento, el sabia que el Dios de sus padres estaba con el, por lo que en vez de atemorizarse, salió de el, la fuerza que Dios le daba para ser más que vencedor en el nombre de Dios.
Sabemos que en este mundo  muchos son los gigantes que se levantan en diferentes flancos de nuestra vida buscando el momento de atacar.
Ante estas situaciones tenemos dos opciones, bien podemos ser como Saúl que por cuarenta días rehuyó a Goliat, por temor o podemos vencer nuestros miedos y enfrentar las situaciones con el mismo espíritu de fe que enfrentó David a Goliat.
Como David, nuestro espíritu debe rendirse ante el Eterno, dejando que sea El quien pelee nuestras batallas, porque suya es la victoria.

¡Dios les bendiga!

Ana María Álvarez Kipreos


PUEDE LEER LA PARTE 1 AQUÍ




Regálame un comentario si fue de bendición para ti
También al  pie de página puedes calificar
Gracias




Todo el material en este blog siguiendohacialameta.blogspot.com tiene copyriht de su autora. 
Por lo que no se autoriza la reproducción integra y/o parcial a través de la red de los temas y estudios


4 comentarios:

  1. Muy Interesante todo esto. Vuelvo mas tarde para leerlo con mas calma. Una bendicion haberte visitado. Muchas Bendiciones!!! Y Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Jackie gracias por tus palabras y por visitar mi rinconcito, un fuerte abrazo y muchas bendiciones de lo Alto para ti.

    ResponderEliminar
  3. Estimada Ana, ¡que bendición!, visitar este rincón siempre trae cosas buenas a mi vida, doy gracias al Señor por ello. He estado unos días ausente porque he estado de mudanzas, jeje, nueva casa, ya casi esta todo terminado, así que estoy de nuevo por aquí. Gracias por cada uno de tus escritos. Dios te colme de bendiciones mi querida hermana, y recibe todo mi cariño. Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ester, mil gracias por tus palabras.
      ¡Que bendición!, el Señor te bendiga grandemente y te guíe, en esta etapa de cambios.
      Te hago llegar un fuerte abrazo a la distancia.

      Ana María

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.