El arte de escuchar

Cuando nuestra boca no para de hablar y hablar, a menudo perdemos de vista la importante cualidad de escuchar y convertimos lo que debería ser un intercambio de palabras en un monólogo.
Ahora, ¿como saber callar o hablar en el momento oportuno?
Esta pregunta tiene una sola respuesta, y es tener sabiduría.
Un viejo refrán dice… Sabio es quien sabe callar pero más sabio aquel que sabe escuchar callado.
No en vano Salomón pudiendo pedirle a Dios todo lo que quisiera, el opto por pedir sabiduría, (2 de Crónicas 1:7-12)

Ahora bien, hay algo que es muy importante que debemos entender, no es lo mismo oír que escuchar.
Vamos a ver esto, al oír estamos percibiendo lo que nos hablan pero no le damos la atención que merece.
Escuchar por el contrario, la persona interpreta, da forma a la idea o el mensaje, pone atención a lo que se le esta informando y trata de comprender.
En muchos casos como siervos de Dios tenemos que tener la sabiduría para saber escuchar, porque siempre hay personas alrededor nuestro que precisan sentir que sus necesidades son importantes para nosotros, por lo que la manera más sabia es escucharles con  los oídos del corazón.

Parte también de este aprendizaje, es escuchar la voz de Dios.
Muchos son los que se deleitan hablando delante de El, pero contadas las veces que en reposada quietud ponen sus oídos para escuchar su voz.
Y esto es muy importante para el creyente, porque es una de las formas que Dios utiliza para hablarnos.
Debemos comprender que es su deseo estar en todos nuestros asuntos, para guiarnos en su plan para nuestras vidas.
Por eso comienza a desarrollar en ti la habilidad de saber escuchar. 















Regálame un comentario si te fue de bendición




2 comentarios:

  1. Mi amada hermana, como cada uno de tus escritos llenos de sabiduría, paso a menudo por este tu rincón aunque no siempre deje comentarios si te vengo a visitar, que sepas que este blog es de mucha bendición para mi, ah por cierto el de películas es estupendo. Muchas gracias por tu dedicación y recibe todo mi amor en Cristo, un abrazo grande Ana. Dios te bendiga a ti y a tu familia.
    Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida hermana por tus palabras, muchas bendiciones de lo Alto para ti y familia. Un abrazo fuerte desde Uruguay

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.