Pasados por fuego


Cuantos de nosotros hemos pasado por un desierto, cuántas veces hemos dicho donde está Dios, ahora que más lo necesito
Lo real es que El está en todo tiempo junto a nosotros, El es fiel y aunque en el momento no entendamos, todo es parte de un propósito y como confirma su palabra todo nos ayuda a bien…

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28

¡Por supuesto que el proceso es difícil! pero debemos experimentarlo porque es esencial para nuestra vida espiritual.
Es bueno comprender que todo lo que pasa bajo el cielo tiene un propósito, nada se escapa de los planes que Dios tiene para nuestras vidas.
Imaginemos que somos como el oro sin depurar, así como este metal en su estado bruto, o sin procesar, Dios nos pasa por el fuego purificador de la prueba.

…aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego… 1 Pedro 1:6-7

En ese proceso, de pronto sentirás que no deseas ser partícipe del mismo, porque no quieres sufrir.
Muchas preguntas sobrevendrán a tu mente, siempre con un ¿Por qué…? y sentirás deseos de huir, saltar esa etapa.
Pero ¿sabes algo? lo que estarás haciendo es dilatar lo que Dios tiene para tu vida. Así es, El más que nadie desea cumplir su propósito en ti, podríamos decir que es el sueño de Dios para tu vida.

La prueba por fuego

El proceso tiene diferentes etapas, mientras nos funde en altas temperaturas de la prueba, y nos vamos derritiendo como el oro, nos quebrantamos hasta sentirnos nada delante de El, por lo que nuestra fe se activa y pasamos a depender totalmente de Dios y comienza el proceso de depuración.
Algo interesante con la purificación de los metales, es que la temperatura, no puede exceder el calor necesario, al igual que nosotros Dios sabe hasta donde podemos resistir, por lo que nos recuerda que Dios tiene todo bajo control.
Por fin, luego que el oro está libre de todas aquellas cosas que opacaban su belleza, el orfebre lo toma para hacer de ese metal el propósito para el cual lo limpió.
Así también pasa con nuestras vidas, luego que el Señor saca todas aquellas cosas que estorban a nuestra vida y crecimiento espiritual, nos toma en sus manos y forma en nosotros el propósito para el cual fuimos llamados.
El mismo jamás se va a cumplir en nosotros, sino entregamos nuestra voluntad a El, por más difícil que sea la prueba debemos permanecer poniendo nuestra confianza en Aquel que le dijo a su pueblo israelí y hoy nos dice a nosotros…

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10


Ana María Alvarez Kipreos






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.