El ingrediente principal...


Hoy veremos cual es el ingrediente principal que debe tener cada hijo del Altísimo, el cual es vital en el crecimiento espiritual.
Leyendo los Salmos vemos que el rey David fue un hombre que siempre busco la misericordia de Dios, por lo que es bueno que cada uno de nosotros al igual que el rey David, en la intimidad también la busquemos, lo cual si lo hacemos confiados, con un corazón rendido a Dios, El muestra su divina e infinita gracia hacia nosotros. En la carta a los hebreos Pablo expresa…

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16

Claro está, que para comprender la misericordia de Dios hacia cada uno de nosotros, es importante  hablar primeramente de su amor, recordemos las palabras en el libro de Juan que nos dice “Dios es amor”, por lo que, sólo aquel que tiene amor puede sentir misericordia.
Recorriendo las páginas de la Biblia vemos el amor de Dios hacia su pueblo y hacia el hombre, pero específicamente en el Nuevo Testamento es que se muestra en forma de acción, un amor espiritual que en el término griego se conoce como Ágape.

NOTA: El pensamiento griego de la antigüedad, mostraba cinco palabras para definir y distinguir los diferentes aspectos del  amor, estas expresiones son...
Eptimia - Este término se basa en la atracción sexual de la pareja, del uno hacia el otro.
Eros - El amor “eros” está basado en el deseo o anhelo de llegar a ser uno con el ser amado.
Storge - Este tipo de amor se le confiere al afecto natural que se comparte entre la familia padre e hijos y hermanos entre si.
Phileo - Este amor se manifiesta en la amistad del uno con el otro, que disfrutan el compañerismo, el tiempo junto, planes, sueños y secretos que no compartirían con otras personas.
Ágape - Del termino griego αγάπη el amor Ágape es un amor incondicional, sólo busca el bien de la otra persona. Un amor que siempre da sin esperar nada a cambio. No se basa en lo que se siente, sino en lo que se hace y dice.
Es el amor en la forma más pura, por lo que esta clase de amor implica santidad. Y algo interesante es que los griegos al amor Ágape lo tenían como un don divino.

Decíamos entonces que Ágape es el amor que hace referencia en el Nuevo Testamento, por lo que Dios en su persona emana ese amor incondicional, siendo natural en El y es a través de este atributo que se comunica con su creación.
Ahora bien, muchos piensan que haciendo méritos delante de Dios recibirán la recompensa de su amor, por lo que esto no es así (no es un amor condicional), realmente todo ser humano no es merecedor de su amor, entonces razonamos que no depende de nosotros sino de aquel que tiene un amor tan grande que renueva su misericordia sobre nosotros cada día, a eso me refería con ese amor incondicional de parte de Dios hacia nosotros pecadores.
Una vez leí “se puede dar sin amar, pero es imposible amar sin dar”
Así se expresó su amor maravilloso y divino hacia nosotros en un hecho transcendental para cada ser humano lo leemos en…

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16

También en…

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Decíamos que el amor de Dios es incondicional pero ese amor es también eterno ya que como dice en 1 Corintios 13:8 el amor nunca deja de ser.
Más claramente lo expresa en Jeremías donde a pesar de que el pueblo de Israel por ser obstinado de corazón y no escuchar sus consejos, fue infiel tantas veces, vemos que Dios sin embargo prolongo su misericordia por amor a ellos, un amor eterno, para siempre.
Así expresa su amor hacia su esposa Israel.

…Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3

¿Como nace en nosotros el amor hacia los demás?
 
Para contestar esta pregunta debemos entender, que el verdadero amor nace de la obra regeneradora del Espíritu Santo en nosotros.
O sea que no nace espontáneamente ya que el hombre en su condición de pecador es malo interiormente, sino que el Espíritu Santo es el que lo capacita para amar dándole de su propia naturaleza. O sea que aun sin merecerlo Dios a través de su Espíritu derramo de su amor sobre nosotros.
En Romanos 5:5 leemos…

…porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5

Hay que pensar que gracias a que somos capacitados por el Espíritu Santo, el siguiente mandamiento que nos dejó Jesús, no es una carga para nosotros.
   
Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Juan 13:34

De nuestra parte sólo se debe sentir la voluntad profunda y conciente de ponerlo en práctica hacia el prójimo.
Ahora bien, como se refleja en el mundo que los creyentes nos amemos unos a otros.
Jesús nos lo muestra claramente con sus palabras…

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Juan 13:35

Por lo que…

Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 
Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 1 Juan 4:20-21


Pablo en la carta a Colosenses expresa…

…vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Colosenses 3:14

El amor, fruto del Espíritu

El amor, fruto del Espíritu Santo es primordial y desempeña un papel importante en la relación con Dios y los demás.
Este amor “Ágape” sólo se expresa a través de los creyentes por lo que debe manifestarse en cada creyente del mismo modo que el de Dios hacia nosotros.
Pablo en su carta a los corintos escribe que este se antepone a todo.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. 1 Corintios 13:13

Ahora bien, partimos de la base que el carácter es la medida del crecimiento espiritual del creyente. El carácter que Dios quiere formar en nosotros a través del Espíritu Santo, tiene como elemento central el amor, por lo que el amor en su esencia es imprescindible.
Sin el sería imposible llevar a la práctica las diferentes cualidades (fruto del Espíritu) que dan forma al carácter del creyente, para que este pueda asemejarse cada vez más a Jesucristo.

Como conclusión, recuerda la medida espiritual tanto en lo personal como de iglesia, es el amor, por lo que debes reconocer su importancia, debe ser el motivo fundamental en todos los aspectos de tu vida cristiana.
Lo vemos en 1 de Corintios 13, Pablo allí nos enseña la más grande expresión del verdadero amor, por lo que estas características  se cumplen cuando sentimos un amor genuino hacia nuestro prójimo, esposa/o, familia, etc. 

El amor es sufrido
Es benigno
El amor no tiene envidia
El amor no es jactancioso
No se envanece
No hace nada indebido
No busca lo suyo
No se irrita
No guarda rencor
No se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor nunca deja de ser…

Para terminar les dejo a manera de síntesis este precepto, Jesús nos dice…

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.
Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. Marcos 12:30-31







Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.

6 comentarios:

  1. Solo puedo decir amén a este maravilloso escrito. ¡Gloria a Dios por tu vida mi querida hermana Ana María.
    Cada entrada muestra lo que hay en tu corazón y es tan hermoso, trae tanta bendición, así que sigue adelante,compartiendo tan grande amor y sabiduría de parte de nuestro Amado.

    Recibe un fortísimo abrazo y todo mi cariño Ana.

    Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, hermana querida, por tus palabras que siempre llegan a mi corazón como brisa fresca. Todo mi amor en Cristo Jesús para ti. Que el Eterno te bendiga grandemente. Besos mil

      Eliminar
  2. Bellisimo y muy entendible del porque nuestros sentimientos deben ser totalmente redimidos por la sangre del Cordero y transformados por la regeneración del Espíritu Santo, totalmente de acuerdo en los versículos bíblicos, Grandes bendiciones amiga Ana. Ps Sara Gamez
    Gracias por enlazar mi Banner lo he querido hacer con el tuyo pero no me lo copia, fíjate que puede pasar y avísame así también abro una ventana desde el mió para ti. En el amor del Santo, te bendigo.
    www.casafamiliadedios.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga Sara, gracias por tu comentario y tu hermosa amistad. Que el Altísimo bendiga tu vida grandemente. Un fuerte abrazo en el amor de nuestro Señor Jesucristo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Shalom
      Antonio, gracias por su comentario, que el Altísimo le bendiga grandemente.

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.