Lazos de Fe


Leyendo la carta de Pablo a Timoteo que la encontramos en el Nuevo Testamento, una carta que fue escrita casi al final de los días del apóstol, decidí hacer este post sobre el personaje a la cual es dirigida la misma.
Ahora bien, no se puede hablar de Timoteo sin que haga una fugaz intervención  de su madre y su abuela, las cuales influyeron en la vida espiritual de este joven.
Como en todo lo que escribo siempre hago una pequeña introducción donde presento una reseña para ubicarnos dentro del tiempo y espacio del o los personajes, así que comenzaremos dando la ubicación donde vivían estas tres personas.

La Biblia nos cuenta que Timoteo era de Listra, una pequeña ciudad en la altiplanicie de Liconia, Península de Anatolia, ubicada hoy día al sur de Asia Menor (actual territorio de Turquía).
Por mucho tiempo no se supo la ubicación exacta de esta ciudad, hasta el año 1885 donde el arqueólogo americano John Robert Sitlington  en una de sus expediciones a Turquía encontró el lugar, en ella se halló una piedra rectangular de un metro de largo donde estaba escrito el nombre de la ciudad ý una mención en honor a Augusto César, por la colonia militar romana que residía en esa ciudad.
Listra estaba poblada por Licaonios, judíos de la diáspora, griegos, y como decíamos una guarnición de la colonia con soldados romanos.
Su población era politeísta (adoraba muchos dioses), entre los principales eran zeus (los romanos le denominaban júpiter) y hermes (los romanos le denominaban mercurio).

Los lazos de fe en Dios

Timoteo fue hijo de un griego, del cual no se tienen datos, por otra parte es interesante resaltar que su madre Eunice (nombre que significa “la victoriosa”) tenía nombre griego pero sin embargo era judía al igual que Loida (Hebreo y significa Paloma de Dios) la madre de ella.
Es de suponer que en la primera visita de Pablo a Listra estas dos mujeres se entregaron al Señor.  

Ahora bien, la educación religiosa en el judaísmo era trabajo del padre, aunque la madre tenía la responsabilidad hasta los cinco años del niño, de guiarlo formando el carácter del mismo.
Los padres judíos tomaban en serio la educación de sus hijos, pues era mandato de Dios…

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Deuteronomio 6:6-7

Pero en Timoteo, si bien como decíamos era hijo de padre griego, la responsabilidad de transmitir, dirigir e instruir las enseñanzas de la herencia judía recayó sobre su madre Eunice, la cual dio a su hijo una base firme en su fe de reconocer al Dios viviente y vivir en su temor, recordemos que a su vez ella lo habría recibido de su madre Loida.
Leemos en la Biblia…

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre…  Proverbios 1:8

Ahora bien los abuelos tenían también una parte importante de procurar y vigilar que sus nietos se les dieran bases sólidas, por lo que era común que los padres, los hijos y los hijos de estos últimos vivieran en una misma casa, eso hacía lazos más unidos entre generaciones.
Así podríamos entender que Loida también habría participado para que Timoteo guardara las enseñanzas bíblicas.

La Fe de Timoteo

Es importante mencionar que la fe de Timoteo, se tiene que haber reforzado al ver a su madre y abuela poniendo en práctica las enseñanzas de Dios en sus propias vidas, en dependencia total con el Creador.
Por lo que es hermoso pensar, como estas dos mujeres influenciaron y sembraron la herencia eterna en la vida de este joven, este pensamiento trae a mi corazón la siguiente pregunta ¿Qué clase de herencia le dejaremos a nuestros hijos?
En unas de sus cartas a Timoteo el Apóstol Pablo dice…

…trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice… 2 Timoteo 1:5

NOTA: Fingir - Representar una cosa que no es verdad para que alguien se la crea

Pablo supo así reconocer, en la fe de estas dos mujeres judías, su fidelidad a Dios, exaltando más tarde el fiel trabajo espiritual que ambas forjaron en la vida de Timoteo.
Por lo que no hay dudas, que Dios premió a Eunice eligiendo a su hijo para el trabajo en su obra, ¡que gozo habrá sentido esa madre!
La enseñanza que recibió de la Palabra de Dios, fuente de toda sabiduría preparó a Timoteo para llegar alcanzar la misma.
Pablo le revela…

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 2 Timoteo 3:14-15

Luego Pablo escribiría sobre la importancia del conocimiento de las Escrituras…

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16-17

Una decisión sabia

Una de las decisiones que hubo de tomar Pablo con respecto a Timoteo, fue la circuncisión de este.
El Apóstol sabía que cuando Timoteo fuera enviado a los viajes misioneros, este se encontraría con un problema, su condición greco-judío iba a ser una traba importante, por lo que el Apóstol considera y resuelve que Timoteo fuera circuncidado.
Esto sería justamente para que no tuviera algún inconveniente con los oyentes judíos, cuando visitara los diferentes lugares, ya que todo varón no circuncidado era tenido como enemigo de la ley.
Timoteo acepta la decisión de Pablo, por lo que es indudable reconocer en el, a un joven con un claro compromiso con el Señor.  
Luego del rito de circuncisión Pablo impone sus manos sobre el joven Timoteo, confirmando así su ministerio. A partir de ahí llevaría con esmero y fidelidad la verdad del Evangelio en obediencia y amor.

Muerte de Timoteo

Según nos cuenta Eusebio de Cesárea, fue Pablo quien nombra a Timoteo obispo de Efeso y que la muerte de Timoteo se registró hacia el año 96 d de C. en esa ciudad, tras condenar y tratar de impedir una fiesta pagana a la diosa diana, la gente se agolpó contra el con palos y piedras matándolo.
Más tarde esto sería corroborado por el obispo de Constantinopla Juan Crisóstomo en sus escritos.

A manera de conclusión…

En el desarrollo de este escrito, hacia una pregunta…. ¿Qué clase de herencia les dejaremos a nuestros hijos?

Para respondernos esta pregunta primeramente es importante comprender, que las bases espirituales que demos a nuestros hijos/nietos serán la herencia que les dejemos a ellos.
En un mundo donde el papel del padre/madre muchas veces esta sustituido por un psicólogo, por una niñera, etc como cristianos es importante que reafirmemos el lugar idóneo para el niño, que es la familia.
Por lo que nosotros como padres y abuelos somos responsables de acompañar, guiar y enseñarles los principios espirituales cristianos desde temprana edad, para que logren comprender el verdadero propósito de sus vidas, crezcan en la fe y lleguen a ser verdaderos hijos y discípulos de Dios.
Por supuesto que para llegar a eso, es importante que nosotros/as vivamos una vida en la cual ellos puedan verse reflejado, tanto en los valores cristianos como espirituales que están contenidos en la Palabra de Dios. En definitiva así como Loida y Eunice es necesario que nosotras sepamos imitar el modelo que Cristo nos dejó y trasmitirles a ellos esas enseñanzas divinas.
El deleite más hermoso de todo padre es llegar a ver a sus hijos siguiendo y sirviendo al Señor.








Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Hermana Tere, Dios te bendiga grandemente a ti también. Besos mil

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.