Paño nuevo en vestido viejo... Vino nuevo en odres viejos




Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.
Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente Mateo 9:16-17


Hoy vamos a interpretar esta ilustración, para hacerlo tenemos que ver y analizar su contexto.
Vemos que esta respuesta de Jesús fue directamente a los discípulos de Juan el bautista, quienes primeramente les habían consultado con la siguiente pregunta...

Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?  Mateo 9:14

La práctica religiosa del ayuno para los judíos era muy importante, entre ellos estaba el que ordenó Dios y se menciona en Levítico y que realizaban en el Día de la Expiación.

Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo. Levítico 16:31

Como aclaración la expresión “afligiréis vuestras almas” los judíos la interpretaron siempre como la acción de ayunar.
Con el tiempo esta practica se hizo más común, por lo que también era realizada por el pueblo cuando un acontecimiento de peligro se avecinaba sobre ellos, entre otros como ejemplo, el ayuno que pidió Ester que realizaran Mardoqueo y el pueblo, Ester 4:16

Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente… Ester 4:16

Estaba también los ayunos íntimos que cada persona hacía y en los cuales se vestían de cilicio, (luto y ceniza) y tiraban ceniza sobre si para expresar una profunda humillación interior y dolor. O sea, que el ayunar era una práctica común, al igual que orar y dar limosna.
Ahora si, luego de este pequeño aporte sobre el ayuno en los tiempos antiguos, veremos la respuesta concluyente de Jesús.

…¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán… Mateo 9:15

Recordemos que los que le hacían esta pregunta eran judíos, por lo que es importante tenerlo en cuenta, para la comprensión de este pasaje.
En la tradición judía, la novia es el símbolo de Israel, y el novio es figura de Dios que viene al encuentro de la desposada.
Jesús les decía que era incomprensible que se vistieran de cilicio y ayunaran, cuando El estaba allí, por el contrario era tiempo de celebración, de gran regocijo y de redención ¡el Mesías, el hijo de Dios, el esposo de la novia estaba con ellos!
Esa expresión de regocijo es la que quiso transmitir a sus interlocutores con esa pregunta, haciéndoles pensar en la alegría que se vive en un festejo de bodas.

Llegando ya a la siguiente parte del versículo leemos que expresa que cuando El ya no estuviera entre ellos vendrían días que tendrían que ayunar.

Los odres

Ahora bien, aquí hago un paréntesis para explicar en pocas palabras que es un odre, que va a ser parte de la ilustración que utiliza Jesús en los próximos versículos que vamos analizar


Odre de vino

El odre era un recipiente para contener líquidos y  eran muy comunes en la antigüedad, los mismos comúnmente eran de pieles de ovejas o cabras, algunas veces se preparaban con piel de buey.
Se utilizaban para el agua, leche, aceite, pero su uso mas común era para el vino.
Luego de muerto el animal se cortaba la cabeza y las patas, se extraía la carne y los huesos.
El curtido se conseguía mediante un tratamiento de sal con tanino (sustancia orgánica que se extraía preferentemente de los árboles de roble) y se enrollaba el cuero, pasando a estar así por algunos días, dependiendo del cuero.
El siguiente paso era el sobado con un palo, utilizándose agua hirviendo para lograr la flexibilidad del cuero, se oreaba a la sombra y luego se dejaba en una solución de agua con cal para permitir que se ablandaran los pelos, se lavaba nuevamente en agua hirviendo sobando con un palo, se oreaba a la sombra.
El tiempo total de todo el proceso más o menos duraba un mes.
Cabe acotar que el tanino que mencionaba, era para dar a la piel la resistencia necesaria para poder pasar por el procedimiento de curtido, sobre todo el calor, además de la protección a la putrefacción por el agua, entre otros. Un detalle interesante es que cuando se ponía el vino recién elaborado en los odres, estos debían de ser nuevos, ya que el cuero estaba flexible y resistía el tiempo o proceso de fermentación del vino.
Por el contrario si el odre era viejo no tendría elasticidad y la presión interna no podría resistirlo y reventaría. En el antiguo testamento se hace mención de los odres varias veces, lo leemos en: Génesis 21:14-15, 19 Josué 9:13, Job 32:19

Luego de este pequeño complemento, pasemos a los versículos que son parte de este escrito.
Primeramente debemos reconocer, como todo lo de Jesús, que las siguientes palabras son con un contenido maravilloso. Vamos a examinarlas.

Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.

Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden…

En estos versículos Jesús les estaba diciendo que ellos (los discípulos de Juan y los fariseos) eran (en entendimiento) el vestido viejo o el odre viejo, estaban todavía ligados a fuertes y viejas religiosidades, hombres de mentes cerradas y corazones inflexibles.
Por otro lado Jesús había llegado, para prepararlos a recibir algo nuevo y maravilloso, pero para poder recibirlo tenían que renunciar, abandonar todo aquello que los ataba.
Por lo que les manifestaba que no era la idea de que sus seguidores se acomodaran a un sistema del judaísmo ya desgastado, sino que ellos abandonaban este, para recibir el mensaje de salvación del reino de Dios que El traía y tener así una transformación espiritual.  
Y así…

…pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

Al igual que el odre nuevo su corazón debía ser flexible una mente abierta para recibir las buenas nuevas del reino de los cielos y cuando viniera el crecimiento (un proceso de fermentación) en Dios, no se derramaría, ni se desperdiciaría lo que ellos recibieron.
En definitiva la verdad que traía Jesús era demasiado poderosa para que la retuviese el viejo sistema del judaísmo

Hoy día no estamos exentos de toparnos con personas que todavía están atadas a viejas religiosidades, fariseos del siglo XXI, odres viejos que continúan en su ceguera espiritual.
¡Oh! Señor que tu luz y tu verdad inunde la tierra y que tu misericordia que tiene origen en tu corazón se renueve cada día sobre cada uno de nosotros.  


…porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. Romanos 10:4





Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.