El largo camino hacia Dios







En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

Leyendo este pasaje me puse a pensar, en la actitud de algunos cristianos que predican que viniendo a Jesús se terminan todos los problemas y sufrimientos.
Algo por supuesto totalmente incorrecto, porque el sufrimiento es una realidad que pasa en las diferentes circunstancias de nuestro diario vivir como cristianos.
No vamos a encontrar en ninguna parte de las Escrituras que al venir a Jesús vamos a ser libre del sufrimiento o sea no hay ninguna garantía bíblica.
Por el contrario tanto en el versículo que leímos al principio como este siguiente se nos advierte que en este mundo vamos a padecer.

…también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución… 2 Timoteo 3:12

NOTA: Aflicción - Sufrimiento físico, pena, tristeza
              Sufrimiento - Dolor, padecimiento físico o moral
              Padecer - Sufrimiento físico, psíquico o sentimental.

Esto nos da a pensar, porque se nos hace tan largo el camino hacia Dios.
Cuántos de nosotros a veces pasamos por pruebas que nos parecen que no tienen fin y en esto no hay excepción, le pasó a los primeros cristianos, a generaciones posteriores, a ti, a mí y a todos los que somos de Cristo.
Ahora bien, hay una promesa la cual nos escribe Pablo en el Libro a los Romanos.

…sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28

Hay algo bien claro, la confianza en Dios trae como como consecuencia el amor hacia El, o sea no se puede amar en quien no se confía.
La confianza en Dios es un elemento fundamental en las situaciones por la cual estamos atravesando.
Por lo cual, Jesús nos dice “…confiad, yo he vencido al mundo”
Como resultado de esa confianza, la fe pone en nuestros corazones la esperanza firme de que Dios va actuar de acuerdo a su propósito en nosotros.
Claro está, que muchas son las veces que no entendemos por lo que Dios nos permite pasar, pero pasado el tiempo tendremos la conclusión, que los resultados que se desprenden de sus propósitos para nuestra vida, siempre redundan para nuestro bien, aunque no lo percibamos enseguida.
Lo importante es entender que la confianza que depositamos en Cristo nos mueve en fe para seguir avanzando en el largo camino hacia Dios.








Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.


4 comentarios:

  1. Hola querida hermana muchas gracias por visitar Alimento para el Alma y también por seguirme.

    te dejo el link de mi blog de poesia por si deseas echarle un vistazo

    http://yobanaforero.blogspot.com/

    Dios te bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también por pasar por el mío, haré la visita por el blog que me mencionas. Un abrazo y que el Altísimo te bendiga.

      Eliminar
  2. ¡Cuánta verdad dices en este escirto querida Ana!. Las tribulaciones, las aflicciones,... pero como bien dices ¡gloria a Dios porque todo nos ayuda para bien! Estando sostenidos en Su mano podemos estar seguros.

    Siempre es un placer y una bendición pasear por este precioso blog. Dios te bendiga y te use siempre para Su gloria. Un abrazo. Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shalom querida hermana Ester, que Dios te bendiga grandemente. Gracias por tus palabras, que siempre vienen bien a mi vida. Que el Altísimo haga resplandecer su rostro sobre ti y tu familia.
      Un abrazo fuerte desde Uruguay.

      Eliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.