Hombre pecador - Muerto espiritualmente



Un tema que deseo tocar hoy, es analizar como el hombre pecador, “muerto espiritualmente” puede nacer de nuevo y ser salvo.
El ser humano en si está destituido de la gloria de Dios a causa del pecado y por consiguiente también está destituido de la comunión con Dios.
Leemos en el siguiente versículo:

…por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios… Romanos 3:23

Para entender mejor, en Génesis 2:18-17, leemos que Dios había dado una orden a Adán y Eva la cual no obedecieron.

Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:18-17

Si leemos en Romanos 5:12 se nos dice que el pecado se transmitió a través de Adán a la humanidad, trayendo como consecuencia la muerte física y espiritual del hombre.

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5:12

Continuando vamos a recordar que el hombre tiene espíritu, alma y cuerpo.
Lo encontramos en 1 de Tesalonicenses 5:23 donde la Palabra de Dios nos dice:

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1 de Tesalonicenses 5:23

Vamos a analizar que es el espíritu, su significado y como actúa.
Espíritu - en hebreo: “ruach” que significa aliento, ser insustancial, en griego: “pneuma” espíritu.
El espíritu actúa en la conciencia, el instinto y la comunión.

Conciencia - Revela y aconseja que se deba decidir. Capacidad en el ser humano para elaborar juicios personales de carácter moral y ético sobre lo que está bien y lo que está mal, con relación a sí mismo y a los demás.

Intuición - Instinto, presentimiento, Impulso natural e interior que provoca una acción o un sentimiento sin que se tenga conciencia de la razón a la que obedece.

Comunión - Es la capacidad del hombre para relacionarse con Dios o sea una relación intima, (Dios habla el hombre escucha y viceversa).

Como decíamos al principio, el hombre al haber pecado recibió la muerte espiritual, es así que se rompe el lazo entre el ser creado y el Creador.
A partir de ese momento, el espíritu del hombre ya no estaría en comunión con Dios quedando además insensible a la voluntad de Dios, como un teléfono que le cortamos el cable, este quedó muerto, se desconecto de Dios.

Ahora bien, hace un tiempo atrás estuve presentando el tema sobre el arrepentimiento, en esa oportunidad les comentaba sobre la importancia de un arrepentimiento genuino (ver página) para ser salvos.

Cuando hay en la persona un arrepentimiento genuino luego de conocer y entender el sacrificio de Jesús en la cruz, se produce como consecuencia que la comunión con Dios es restaurada, viviendo nuevamente en el espíritu.
En definitiva para volver a esa comunión con Dios, es necesario que el hombre tenga esa transformación espiritual, de muerte a vida, interviniendo directa y sobrenaturalmente, el Espíritu Santo de Dios, el cual convence de pecado, produce fe y arrepentimiento o sea que es El, el que da la vida al hombre para que este sea salvo.

En el relato de Juan 3:1-7, Jesús declara una noticia jamás dada antes a la humanidad.
Era el festejo de la Pascua y Jesús estaba en Jerusalém.
Leemos que un principal de los judíos de nombre Nicodemo viene a Jesús ambos entablan una conversación, de la cual surge el siguiente diálogo.

… Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 
Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 
No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. Juan 3:1-7


Vamos a ver, dice Jesús “Lo que es nacido de la carne, carne es” nacemos de una madre y un padre somos carne (corporal), pero también dice que "lo que es nacido del Espíritu espíritu es".
Decíamos que el pecado llevo al hombre a la muerte espiritual, debía “Nacer de nuevo”, un nuevo nacimiento espiritual que proviene de Dios a través del Espíritu Santo el cual actúa sobre el espíritu del hombre.

Veíamos entonces que el Espíritu Santo es el que actúa para convencer al hombre del pecado, producir fe en Jesucristo, llevándolo al arrepentimiento.
Y cuando el hombre reconoce y acepta a Jesucristo como su Salvador, recibe la salvación.
Por lo cual también acepta por medio de Jesús (el cordero) el nuevo pacto entre Dios y los hombres.
Por último veamos los siguientes versículos en 2 Corintios 5:18:20

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 

Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo… 2 Corintios 5:18-20


Es decir que se parte de cero, cuando la persona se arrepiente y acepta a Jesús como su Salvador, el pasado que haya vivido ya no cuenta para Dios, no importa lo que haya hecho o vivido, Dios le perdonó. En pocas palabras, borrón y cuenta nueva. Y como dice Pablo, “todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo con Cristo”.
Básicamente Pablo está diciendo, que no tenemos que mirar para atrás, si Dios nos perdonó ¿porque volver al recuerdo de cosas que ya pasaron? Somos ¡NUEVAS CRIATURAS!
Y es así, de esa manera Dios, en su infinita misericordia le dio al hombre a través de Jesucristo la oportunidad de reconciliarse con El.  





Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.