El arrepentimiento


En nuestros días mejor dicho en este momento crucial de la humanidad, vemos que los líderes cristianos poco o casi nada hablan al pueblo de Dios sobre el pecado y el arrepentimiento, quizás porque temen que un buen número de asientos queden vacíos, por eso son permisibles y los dejan cómodos con sus pecados, sin revelar la verdadera voluntad de Dios a sus vidas. El arrepentimiento es el tema que tocaremos en este día

NOTA: Arrepentimiento de la palabra griega “metanoeo” el cual significa cambio, cambiar la mente de uno.

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Hechos 17:30

Debemos saber que el arrepentimiento de las personas es muy valioso para Dios.
Ahora bien, para comprender el arrepentimiento debemos remontarnos a uno de los momentos más importante de la vida de una persona que es el acto de conversión a Jesucristo, es en ese preciso momento que hemos reconocido a Jesús como el Salvador de nuestra vida.
Son tres los pasos que debe dar una persona:
1) Luego de tener un conocimiento previo de los pecados, debe reconocer su condición de pecador, somos pecadores y el pecado nos aparta de la comunión con Dios, llevando a la persona a la muerte eterna.
2) Luego el arrepentimiento, deberá arrepentirse de esos pecados.
3) y por último deberá apartarse totalmente de ellos,
Cuando la persona realiza los pasos mencionados, es cuando hay un verdadero arrepentimiento en ella, y hay un cambio de mente o sea un cambio de actitud en ella y un desprecio total por el pecado.
El apóstol Juan en el siguiente versículo nos dice:

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañarnos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8).

A continuación me gustaría que leyera con atención, el concepto que sigue de la palabra conversión y lo analizara.

Según el diccionario Wikipedia leemos: Conversión es la práctica religiosa por la que una persona adopta como propias las creencias de la comunidad de creyentes a la que se incorpora.

Usted que está leyendo, acepta como única esta descripción?
Si usted me dice que sí, verdaderamente voy a pensar que está en serios problemas.
En realidad esa es la  clara idea formada que tienen muchos creyentes.
Basándonos en la Biblia “la Palabra de Dios”, que es la única autoridad podemos ver que la palabra conversión en el griego πιστρεφω “epistrepho” quiere decir “volverse a”.
En el Nuevo Testamento este término se utiliza en la acción de volverse a Dios o Jesús.
Vemos entonces que si nos quedamos solamente con el concepto de “la aceptación de un sistema religioso de creencia”, realmente no nos hemos convertido, por que como leíamos es mucho más profundo que eso, es volverse a Dios, reconociéndonos pecadores, arrepintiéndonos y abandonado todo pecado. O sea que la persona debe contristarse, debe sentir ese dolor en su corazón, entonces, sólo entonces, el volverse a Dios será consecuencia de su arrepentimiento (del cambio de mente).

NOTA: Según el diccionario contristarse significa - afligir, compungirse, apenar, apesadumbrar, entristecer.

En la carta de Pablo a los Corintios podemos ver un ejemplo claro de creyentes arrepentidos por sus pecados.

Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. 


Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios…    2 Corintios 7:8-9



En los versículos que leímos, dice Pablo que los corintios se contristaron para arrepentimiento.
Los corintios tenían abusos dentro de la iglesia, los cuales se fueron agravando, entonces Pablo decide visitar a los corintios.
Al llegar le tratan mal, resuelve entonces marcharse y viajar a Éfeso y desde allí escribe una carta donde vuelca su dolor por la situación, reprochándoles severamente.
Estaban tan mal espiritualmente que esta situación exigió que Pablo les hablara duramente.
Al recibo de esta carta y con la intervención de Tito, dice Pablo que fueron contristados profundamente hasta el arrepentimiento.
Queda claro que el apóstol actuó como Dios quiso que actuara, si el no los hubiera exhortado toda esa iglesia se hubiera perdido en el pecado.

Por eso, nuestra conducta y pensamientos tienen que ir juntos, comparándose y basándose con lo que la Palabra de Dios dice.
En Ezequiel leemos.

Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá  Ezequiel 18:21

Muchos son los cristianos que creen que siendo buenos ya están convertidos, pero la realidad no es así, buscando ser buenos para buscar el reino de Dios, sucede que muchas veces el arrepentimiento, se “falsifica” y caen en el error de representar una apariencia de persona justas, para disimular así el/los pecado/s. Aunque  la persona declare soy creyente, creo en Jesucristo, pero si no hay un cambio en su vida, algo verdaderamente está pasando.
Esto por lo general pasa, porque los líderes cristianos no hacen confrontar a la persona con el pecado, hoy día nos encontramos con pastores que predican mensajes con un contenido light, donde no le dan a las personas un conocimiento previo de sus pecados y su resultado es personas con una falsa conversión, cada siervo de Dios debe hablar contra el pecado, porque Dios odia el pecado.
¿Acaso esto no lo dejó como parte del mensaje de la gran comisión?

…y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Lucas 24:46-47

A través del llamado al arrepentimiento, Dios llama al hombre a la salvación.
Uno de los proverbios que deberíamos meditarlo a diario es:

El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13

La transformación viene cuando la persona tiene un arrepentimiento genuino del pecado ante Dios, para esto debe sentir pesar (dolor) por su pecado, comprometerse a abandonarlo y por último caminar en obediencia a Dios.

Recordemos que tenemos una conciencia y que es el Espíritu Santo el que activa  los valores espirituales en ella.
Se debe sentir la necesidad de aplicar las instrucciones de Cristo en nuestra vida ya que su propósito es hacer un cambio en nosotros desde lo más profundo del corazón, para eso una de las reglas principales es ser receptivo al Espíritu Santo.
El Espíritu Santo jamás morará en una persona que esté en pecado.
Sólo cuando hay un arrepentimiento real, genuino, el Espíritu  Santo viene a morar en ella, repito, “el Espíritu Santo jamás morará en una persona que esté en pecado”.


video


Juan el bautista predicó el arrepentimiento y fue claro firme y duro en su mensaje, enfrentando a la gente de su época. El sabía que a muchos no le iba a gustar su predica pero el también sabía que no debía callar, que la vida de ellos le serían demandadas por Dios.
Como siervos debemos no callar, no podemos minimizar que en la iglesia de Cristo se permitan cosas que desagradan a Dios, es nuestra obligación reprender y exhortar al pueblo de Dios a la obediencia, porque sino pasará, que esas vidas serán consumidas en el infierno y las mismas les serán demandadas a cada uno de aquellos que callaron.

Como veíamos Jesús vino a traer el arrepentimiento a los hombres para alcanzar la salvación y fue también claro firme y duro con ellos.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 4:17

En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. 


Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? 
Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.  Lucas 13:1-3



Recuerde, Dios en este momento quiere que su vida tenga un cambio radical, para eso debe tener un arrepentimiento genuino, realmente un arrepentimiento eterno delante de El, es entonces que la promesa de Dios, que dice en 2 Corintios 5:17 estará sobre usted.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 5:17

El arrepentimiento es un regalo de Dios para todos los hombres.
Si todavía no ha abandonado sus pecados, le tengo una noticia aun es un pecador sin arrepentimiento y por lo tanto no tiene la salvación.
Entonces debe ver su lastimosa condición pecaminosa, debe sentirse humillado por la tristeza que le ha ocasionado a Dios, hasta aborrecerse a si mismo por esa condición.
Esto es lo que le motivará desear un cambio de mentalidad en su persona.
Entonces, sólo entonces, el volverse a Dios será consecuencia de su arrepentimiento (del cambio de su mente) y será salvo.















Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.