Entrando al Lugar Santísimo


Hoy vamos a ver el tema de la oración y cuan importante debe ser para el creyente.
Por eso antes de entrar en el tema primeramente, debemos comprender que el orar debe ser un deseo, como algo que brota del corazón, una necesidad y no una obligación, algo también que es importante con respecto a la oración es, como Dios contesta la oración, podríamos decir que a veces no es contestada de la manera que esperábamos, ¿verdad?.
Por eso no siempre la voluntad de Dios es lo que pedimos, pero tenemos que darnos cuenta que es parte de lo trazado por El para nuestras vidas, debemos reparar en pensar lo que Dios verdaderamente quiere para cada uno de nosotros y no lo que nosotros queremos para nosotros mismos, o sea que muchas veces nuestras peticiones no están alineadas con su voluntad.
Es verdad lo que dice en Mateo 21:22 “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.” o lo que dice en Juan 14:13 “Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré” claro que si, son promesas de Dios pero también está claro que, Dios sabe que es lo mejor para cada uno de nosotros y a veces esto no coincide con lo que pedimos, entonces no podemos mas que someternos a su voluntad. Con Biblia en mano veamos al apóstol Pablo el había orado para hacer el viaje a Roma, ¿verdad? Veamos en la carta a los romanos...

Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros. Romanos 1:9-10

Ahora bien, a pesar de que Pablo había hecho una oración en perfecta humildad, mire lo que dice “rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios” vemos que el declaró que iba a ser realizado si era la voluntad de Dios o sea el no reclamó, el pidió en humildad y en fe que todo estaba en la voluntad de Dios, toda su confianza estaba en lo que decidiera Dios.
Queda claro que el viajó a Roma, como bien se muestra en el Libro de Hechos pero no fue en las condiciones que el había pedido “un próspero viaje para ir a vosotros”, no sólo fue como prisionero sino que en el trayecto tiene que enfrentar una tormenta que destruye el barco en el cuál iba, es mordido por una víbora, vemos que no fueron las condicionantes que el dice, había rogado. Pero Dios lo determinó así, fue su voluntad y cuando llega a Roma, Dios permite que sea instalado cómodamente en una casa y pueda evangelizar durante los dos años que estuvo allí. Queda claro entonces que Dios muchas veces no responde como nosotros quisiéramos, sino que responde según su voluntad.
Ahora también, Dios contesta oraciones muchas veces que no son su voluntad, usted pide, ruega, clama, por algo que a usted le parece que está bien, pero cuando Dios se lo concede sucede que le ha traído mal a su vida, ¿porque?, porque no era la voluntad de Dios. Debemos analizar este punto, siempre que nosotros insistimos en algo que vemos que Dios no contesta, debemos esperar en su voluntad, Dios ya nos escuchó el es nuestro Padre y sabe lo que nos conviene, el más que nadie está interesado en bendecir nuestras vidas, pero debemos poner verdaderamente toda nuestra confianza en El, que su decisión es la correcta para nuestras vidas.

Decíamos al principio entonces, que el orar no lo tenemos que tomar como obligación, sino como una necesidad, un deseo que sale de nuestro interior.
Por lo general muchos acuden a la oración cuando realmente están al borde de una situación límite, enfermedad, problemas en la familia, etc, o sea cuando ya no pueden mas, ahora bien esto no tendría que ser así.
Algo a tener en cuenta que lo que nos debe motivar a orar es el deseo de estar con Dios, no acercarnos a El simplemente cuando tenemos una necesidad de enfermedad, familiar, etc, sino que en nuestra vida el orar debe ser un dulce ejercicio espiritual.
¿Porque perder esos momentos de privilegio que nos brinda el Señor ?
Vamos a ver porque digo que es un privilegio el orar, para eso vamos a leer en los versículos siguientes de Hebreos.

Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne... Hebreos 10:19

NOTA: Lugar Santísimo: era la parte más interna del Tabernáculo el cual estaba separado del resto del templo por un velo grueso de gran tamaño, detrás de El estaba el Arca del Pacto o de la Alianza, que simbolizaba la presencia de Dios.

En el Antiguo Testamento vemos que sólo el Sumo Sacerdote podía entrar a la presencia de Dios al Lugar Santísimo y eso era una vez cada año.
Ahora bien el versículo de Hebreos nos declara que tenemos libertad absoluta de entrar a través de la oración al Lugar Santísimo esto es a través del sacrificio que hizo Jesucristo por nosotros.
Se dan cuenta que maravilloso privilegio, nosotros no tenemos limitación ninguna, en todo momento podemos estar en su presencia al aceptar la obra de expiación de Jesucristo por nosotros.

No necesitamos solo entrar para pedir esto o aquello, sino que nuestro deseo debe ser estar ante su presencia para poder adorarle y conocerle.
Ahora pasemos a ver lo que nos dice Jesús en Mateo 6:6-8

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.
No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. Mateo 6:5-8

Aquí Jesús nos enseña como hacer el acto de oración, nos manda a que entremos a nuestra habitación y miren lo que dice y “cerrada la puerta” o sea, enfatiza en que nos debemos aislar de todo aquello que nos puede distraer en el momento de orar o sea debemos realizar un acto individual de oración en privado. Queda claro que Jesús no excluye la oración en público como en las reuniones de la iglesia o donde uno tenga la necesidad, porque Jesús mismo hizo breves oraciones, muchas veces delante de las multitudes, pero también estuvieron los largos momentos en que El se iba a lugares solitarios para orar al Padre.

Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Mateo 14:23

En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Lucas 6:12

Si bien todos los momentos de oración son importantes, el que no debe faltar en nosotros es ese en la intimidad con El, donde podemos adorarle, abrir nuestro corazón y rendirnos confiadamente delante de su presencia.

NOTA: Vano - Que está vacío o falto de contenido.
NOTA: Palabrerías - Abundancia o exceso de palabras inútiles/sin sustancia ni utilidad. El significado en griego es “mucho hablar u oraciones largas”

Vemos que además hace comparación con los gentiles, recordemos que en ese tiempo había influencia principalmente romana y griega, estos eran adoradores de muchos dioses (idólatras) Jesús nos dice entonces que ellos hacían “vanas repeticiones”, o sea que cuando repetimos una y otra vez una oración, la misma se convierte en palabras con falto de contenido o vacía, lo cual redondea diciendo “...piensan que por su palabrería serán oídos.” y aquí podemos decir, “piensan que por su abundancia o exceso de palabras inútiles, serán oídos”

Y aquí es donde voy a puntualizar no es la cantidad de veces que se repita la oración por tal o cual persona o necesidad, sino que se debe orar creyendo en Él, confiando que el hará lo que más nos conviene, esa es la clave, por el contrario lo que estaríamos haciendo, es menospreciarle a Dios su entendimiento, no precisamos recalcar una y otra vez nuestras peticiones, Dios es omnisciente, esto quiere decir que el tiene conocimiento de todo lo que nos pasa, y lo que va a pasar, es más, el lo sabía aún antes de que todo fuera creado.
Es importante que entendamos esto, nosotros no sabemos que nos puede ocurrir el día de mañana o dentro de cinco años, pero el eterno, el que vive para siempre, si, el todo lo sabe.
En Isaías 46:9-10 leemos:

Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero... Isaías 46:9-10

Esto nos aclara el versículo de Mateo 6:8, mira lo que dice, “antes que vosotros le pidáis”
Jesús nos hace recuerdo de que Dios ya sabe nuestras peticiones, el sabe mi necesidad, la tuya la de todos.
Lo vemos también en el siguiente pasaje donde el salmista describe plenamente la omnisciencia de Dios.

Pues aún no está la palabra en mi lengua. Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender. Salmos 139:4-6

NOTA: algunos atributos de Dios – Eternidad (vive para siempre), Omnipresencia (está en todos lados), omnisciencia (todo lo sabe), Omnipotencia (todo lo puede, todopoderoso), Inmutabilidad (no hay cambio en el),

Entonces hermano/a busquemos siempre a Dios con un deseo de estar con El, de buscar su comunión, el orar debe ser parte de la vida de cada creyente permanentemente, en los tiempos que vivimos todo vertiginoso, rápido, que el trabajo, la escuela de los niños, los estudios, etc. no es fácil, pero eso muchas veces es más una excusa que una realidad, porque podemos estar cada segundo, minuto, hora, día, mes, año en la presencia de Dios mismo con el sólo hecho de desearlo en nuestro estado de conciencia, podemos estar trabajando, estudiando, caminando, que o quien puede limitar que nuestro ser este en comunión con Dios. La verdad que nada ni nadie.
Pero cuidado esto no debe sustituir los momentos concretos de oración al cual se refería Jesús en Mateo 6:5-8, lo cual se consigue como dije con sólo tener el deseo de encontrarse delante de El en el Lugar Santísimo.




Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.