Te alabamos nuestro Dios y Señor porque tu bondad es grande para con nosotros y tu inmenso amor es eterno, nunca se agota tu misericordia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El nuevo Mandamiento


Muchas veces a lo largo de mi vida e tratado de imaginarme ese momento de la ultima cena de Jesús con sus discípulos, quizás a usted le haya sucedido igual que a mi, hoy vamos a evocar ese momento tan especial para nosotros los cristianos. Profundizaremos en el capitulo 13 del Evangelio de Juan. Pero antes estaremos haciendo una pequeña reseña histórica sobre el significado de la Pascua judía para comprender bien lo que significo la última cena.

El día de la Cena con los discípulos Jesús celebro con ellos la Pascua, que es la primera celebración en la festividad del Pesáj.
Recordemos que la cena pascual se realizo en el trayecto de la esclavitud a la libertad y quedo establecida por Dios a su pueblo para que sus generaciones recordaran como El los saco de la esclavitud en que estaban en Egipto.

Y lo contarás en aquel día a tu hijo, diciendo: Se hace esto con motivo de lo que Jehová hizo conmigo cuando me sacó de Egipto. Éxodo 13:8

El pueblo Israelí tenia la costumbre de festejar “la fiesta de la primavera” esta se iniciaba con la cosecha del trigo en el mes de Nisan o como se le nombra en el Antiguo Testamento “Abib” (es el primer mes del calendario hebreo bíblico), fue en esta fecha que Moisés se presenta por ultima vez delante del faraón para pedirle que dejase salir a su pueblo, ante su nueva negativa Dios preparaba la ultima plaga donde heriría a todo primogénito en la tierra de Egipto

Vosotros salís hoy en el mes de Abib.
Y cuando Jehová te hubiere metido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la cual juró a tus padres que te daría, tierra que destila leche y miel, harás esta celebración en este mes. Éxodo 13:4

Entonces la Pascua judía se celebra paralelamente a la fiesta de la primavera.
Se inicia la fiesta con la Pascua o el Pesáj extendiéndose por siete días, según la tradición de “La Festividad del Pan Ácimo” (Jag hamatzot) como se denomina en la Torá:

Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis.
Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. Éxodo 12:14-20.

NOTA: Pan Ácimo (Matzoh) – Pan sin levadura

Ahora bien el día de la mortandad de los primogénitos, Dios le pidió a su pueblo que hicieran el sacrificio de un cordero perfecto por familia para ser tomado por fe ante El, (recordatorio de que la paga del pecado es muerte) y que la sangre del cordero sacrificado redimía a cada primer hijo varón. Por eso, esa noche debían pintar el dintel de cada puerta (como señal) con la sangre del cordero sacrificado mostrándole al ángel quienes eran del pueblo de Dios.

Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. Éxodo 12:13

O sea que se pagaba el precio por la vida de cada primogénito, sacrificando un cordero.
Además Dios lo deja establecido como recordatorio para las generaciones venideras.

....También redimirás al primogénito de tus hijos.
Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre; y endureciéndose Faraón para no dejarnos ir, Jehová hizo morir en la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia; y por esta causa yo sacrifico para Jehová todo primogénito macho, y redimo al primogénito de mis hijos. Éxodo 13:13-15

NOTA: Redimir - Conseguir la libertad de una persona o sacarla de una situación comprometida pagando un precio

Ahora llegando a este punto podemos analizar aquella noche en el aposento alto donde se encontraban Jesús y sus doce apóstoles.
Decíamos entonces que Jesucristo junto a sus doce, participo de la pascua como estaba establecido en la Torá.

Amo a los suyos hasta el fin

El ministerio de Jesús duro tres años, se supone que los dos años anteriores El, habría participado de la Pascua con los discípulos, para ellos era una Pascua como las anteriores pero la realidad no iba a ser igual.
El capitulo 13 de Juan comienza de esta manera:

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.
Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó.
Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Juan 13:1-5

El autor de este evangelio comienza afirmando que Jesús ya sabia que su hora habia llegado para luego declarar que en ningún momento dejo de amar a los suyos, sino que los amo hasta el fin de su vida como hombre.
El autor prosigue, advirtiendo que satanás ya había puesto en el corazón de Judas que le entregase o sea que ya su tiempo se estaba cumpliendo, a partir de aquí Jesús sabia que Dios le había dado todas las cosas en sus manos (que tenia dominio sobre todo) que había salido de Dios como nos lo confirma Pablo en Colosenses 1:15-17

El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten....

Continuando con el versículo se expresa, “Y a Dios iba”, confirmando su muerte y resurrección, ante el acto siguiente de Jesús del lavado de pies de sus discípulos para mi un hecho único, nos deja una enseñanza maravillosa que solo Jesús podía realizar.
¿Porque digo esto? Porque Jesús siendo Dios al hacerlo se despojo a si mismo para ser siervo de su prójimo, por el amor hacia los suyos.

Pedro sin embargo no había entendido y cuestiona a Jesús, ya que asumió que le lavaba los pies como se acostumbraba en esa época al recibir un huésped en la casa. Lo que da a entender que no se hizo cuando llegaron a la casa, por lo cual lo asume Jesús para plasmar esta enseñanza.

Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?
Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.
Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Juan 13:6-8

Hay muchas teorías que no se basan en las costumbres de la época y utilizan estos pasajes para traje versar otra cosa.
Si leemos lo que puse mas abajo en NOTAS queda bien claro que un judío jamás podía lavarle los pies a otro judío y si a eso le sumamos que Pedro sabia que Jesús era el Hijo de Dios (ya que lo había declarado, Mateo 16:16) podemos entender la reacción de Pedro.
Imaginémonos la escena por un momento el Hijo de Dios, estaba allí de rodillas delante de el para lavarle sus pies, decididamente para el, lo que Jesús estaba haciendo era de humillación y ese acto no lo podía aceptar sobre su persona.

NOTA: En esa época era costumbre que la persona que llegaba de visita a la casa hiciera una reverencia, ambos se saludaban y luego se daban un beso.
Por ultimo el anfitrión daba la orden para que fuera lavado los pies del invitado (del polvo del camino) en forma de hospitalidad, se hacia en un recipiente de barro llamado “lebrillo”.
Ya que se consideraba el trabajo mas humillante, este era realizado por un sirviente (tenia que ser un sirviente no judío) de la casa.

NOTA: Reverencia – Se hacia un pequeño movimiento de cabeza.
Saludo - un ejemplo seria “Paz sea contigo”
Beso – El beso significa, como el apretón de manos para nosotros, se pone la mano sobre el hombro izquierdo de la persona y se da el beso en la mejilla.

Ante la respuesta de Jesús, probablemente la idea que se le reflejo en el pensamiento de Pedro fue de temor, la desobediencia a su mandato le traería como consecuencia lo que expreso Jesús “no tendrás parte conmigo”.
Esto implicaba que Pedro, no podría ser un discípulo verdadero lo que acarrearía que no tendría más comunión con el Señor. La reacción de Pedro no se deja esperar y contesta.

Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. Juan 13:9

Con este simple acto Jesús nos dejo la maravillosa doctrina de humildad y hospitalidad con la cual nos convierte en verdaderos discípulos. Lo que si debemos recordar es ponerlo en practica no como un rito o ceremonia, sino en un acto de servicio hacia aquel que lo necesite con un corazón humilde y sincero, como lo hizo el Señor aquella noche.

¿El nuevo mandamiento?

Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto.
Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto.
Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres.
Cuando él, pues, hubo tomado el bocado, luego salió; y era ya de noche. Juan 13:27-30

Había llegado la noche. Vemos claramente que Jesús espera que aquel que lo iba a traicionar se fuera para hablar de una manera especial abriendo su corazón a aquellos que eran como el dice sus hijitos, sus palabras dieron paso a que expusiera el nuevo mandamiento.

Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él.
Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará.
Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir.
Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Juan 13: 31-35

Es bueno aclarar algo que este nuevo mandamiento ha traído alguna que otra controversia en el ámbito cristiano.
Algunos aseveran que el nuevo mandamiento no es tal ya que fue dado al pueblo de Israel y esta registrado en el Antiguo Testamento en el pasaje que esta en Levítico 19:18

No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.

Ahora bien ¿Como entonces puede ser posible? ¿No dice Jesús un nuevo mandamiento?

Es parecido pero no es igual tiene una variante muy importante, en Levítico Dios da el mandamiento al pueblo israelí “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, tu te amas, bueno ama también a tu hermano de la misma forma, sin embargo el nuevo mandamiento que nos deja Jesús dice “Que os améis unos a otros; como yo os he amado”.
Queda claro que Jesús no amó a los suyos como dice en Levítico (sino amarás a tu prójimo como a ti mismo), sino amo mucho mas, despojándose de todo renuncio a si mismo por amor a nosotros.
O sea que por nosotros dejo su voluntad a un lado para hacer la voluntad del que lo envió El Padre y cumplir con el sacrificio de dar por nosotros su vida.

El apóstol Pablo nos declara hasta que punto nos amo:

....y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:8

Entonces este gran mandamiento “el amor” encierra el amor mismo de Jesucristo, Con su vida Jesús había dado el ejemplo de los principios del amor.
En las palabras que dijo Jesús “En esto conocerán todos que sois mis discípulos” nos deja claro que el amor que tengamos entre nosotros es reflejo del amor de Jesús para los no creyentes.
El amor entre hermanos es un acto de testimonio muy importante para el mundo que nos ve, hermanos reunidos donde son resentidos, envidiosos, despreciativos, que ignoran el ayudar, contenciosos etc. trae abajo el nombre de Jesucristo. Por eso entre hermanos en primer lugar debe ser un amor ilimitado, sin fingimiento (para Dios no hay nada oculto) muchas veces de renuncia y generoso para que Jesucristo sea glorificado en nosotros.
Vemos que las palabras que aquella noche les hablo Jesús quedaron escritas a fuego en el corazón de los apóstoles, el Libro de los Hechos es el testimonio claro del mutuo amor en la iglesia primitiva, el mismo nos llega hasta nuestros días como testimonio de su fe, compartían sus posesiones entre los hermanos mas pobres, proveían el alimento, cuidaban de las viudas y de los niños etc.

Pedro escribe:

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.
Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 1 Pedro 4:8-10

Según la tradición Juan tenía su ministerio en Éfeso cuando escribe:

Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.
Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 1 Juan 4:7-12

Solo hay una manera de describirlo y es Pablo quien declara en Colosenses 3:14 que el amor entre hermanos, “es el vínculo perfecto”.







Todo el material en este blog Siguiendo hacia la meta, tiene el copyright de su autora. Por lo que no se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los temas.

2 comentarios:

  1. Dios Te Bendiga Grandemente Hermanita Ana Maria.
    Hermana Deceo Y En Oracion Me Humillo Ante Nuestro Padre Y Dios Por Medio De Nuestro Senor Jesus, Para Que Te Siga Bendiciendo Con Su Eterna Presencia En Tu Vida Y Familia. Que Dios En Su Gran Amor Los Arrope Cubriendolos Con Sus Alas. Gracias Por Tus Lindas Palabras Dejadas En Nuestro Blog Dale Un gran Abrazo A Tu Nena Leticia, Dios Les Ama Y Yo Tambien. Recibe Para Tu Linda Familia Mis Humildes Oraciones. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Por Los Siglos De los Siglos Amen Y Amen.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus oraciones querida hermana, que la bendición del Eterno Padre descienda sobre tu vida y familia, en el nombre de Jesús. Amen

    ResponderEliminar

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.