La soberbia y la humildad




Iba un labrador a visitar sus campos para ver si estaba en sazón la cosecha. Había llevado consigo a su pequeña hija Luisita.

Mira papá, dijo la niña sin experiencia, como algunas cabezas de trigo tienen las cabezas erguidas y altivas, sin duda serán las mejores y las más hermosas: esas otras que están alrededor que la bajan hasta casi tocar la tierra, serán seguramente las peores.
El padre cogió algunas espigas y le preguntó. Mira bien Luisita ¿ves estas espigas que con tanta altivez levanta la cabeza? Pues están enteramente vacías. Al contrario, estas otras que se doblan con tanta humildad, están llenas de hermosos granos.
Que importante lección debemos sacar de esta reflexión, en la humildad esta lo bueno.
Ya que la soberbia es propia del ignorante y del malo.



En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.
Juan 15:8



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.