En verdad amo mucho


Una mujer muy enferma fue llevada a un hospital cristiano en Cantón (China).Allí la mujer oyó hablar de Cristo y le entregó su vida.
Un día la mujer le preguntó al médico que la atendía, Doctor, ¿cuánto tiempo más puedo vivir si permanezco en el hospital.

- el Doctor ante tal pregunta, le contestó, más o menos cuatro meses.
La mujer inclinó su cabeza y por un momento quedó pensativa, luego alzando su vista hacia el Doctor le volvió a preguntar.
-¿Y cuánto viviré si me regreso a mi casa?
-Mirándola a los ojos y meneando la cabeza negativamente le contestó, quizás dos meses.
Usando sus débiles fuerzas se incorporó en su lecho y con voz resuelta dijo, entonces me voy para mi casa.
- Pero usted perderá la mitad de la vida que le queda, añadió el doctor asombrado con esa propuesta.
Una luz iluminó el rostro de aquella mujer y dijo con gran emoción mientras se asomaban lágrimas de sus ojos.
-¿Cree usted que no tendré gusto de dar la mitad de mi vida para darles a mi familia y amigos la historia del amor de Cristo?
De acuerdo con su voluntad la mujer salió del hospital y se fue a su casa para pasar el corto tiempo de vida que le quedaba y emplearlo compartiendo las Buenas Nuevas que habían sido una fuente de consuelo para ella.
Sin duda, en verdad, esta mujer “amó mucho”


Y el hombre de quien habían salido los demonios le rogaba que le dejase estar con él;pero Jesús le despidió, diciendo: Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo.Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.
Lucas 8:38,39


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.