El jinete perdido


Corria el año 1886, cierto hombre oyo que habían sido descubiertos unos ricos depósitos de oro en un lugar lejano, junto sus pocas posesiones, consiguió un buen caballo y emprendió el viaje por esos lugares desconocidos, en busca de fortuna.

Despues de dias de camino llego a un tramo donde tenia que atravesar un bosque. Era una mañana de invierno hermosa, despejada y fresca, y emprendio esta jornada con muy buen animo; pero al acercarse el mediodia el cielo se cubrio de nubes grises y empezaron a caer copos de nieve, pasando los minutos un fuerte viento comenzo a soplar, intensificándose cada vez mas y mas la nieve, la tarde se iba oscureciendo rapidamente. De repente en medio del blanco paisaje reconocio que se habia perdido, busco un refugio y no lo hallo bajando de su caballo se cobijo junto a una roca.
Por un momento esto que le estaba sucediendo le hizo pensar en la muerte. ¿encontraria alguien su cuerpo? ¿Cómo seria recibida la noticia de su muerte en su familia? Sus pensamientos no quedaron alli; trato de penetrar el velo del mas alla. Ante su vista se presentaba la eternidad, a un lado podia ver el cielo y al otro lado el infierno. El hijo de Dios a quien toda su vida habia despreciado era su juez, por su mente pasaron todas las acciones de su vida y se pregunto a si mismo cual seria el fallo del juez. ¿Iria al cielo? El bien sabia que no era digno de tal cosa, entonces ¿a donde? Habia rechazado la invitacion de misericordia que el Señor Jesús hace al pecador y por eso le aguardaba el infierno.
No habia alternativa, mientras asi pensaba dejo de nevar, pero se intensifico el viento y el frio. Alli donde estaba comenzo a sentir la amenaza de morir congelado.
En un momento de impulso se arrodillo pidiendole a Dios que no lo dejara morir, que le prolongara la vida para servirle; en ese momento se rindio a Cristo y fue fiel por todos los dias que Dios le concedio después de esa dura experiencia.


Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.
Isaias 55:6


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.