Debes alumbrar siempre



Contaba el misionero J. Hudson Taylor acerca de un Pastor chino, lo siguiente. Encontrándose el pastor con un recién convertido a quien le preguntó .
Joven, ¿es cierto que hace apenas tres meses que conoce al Señor?

Sí, felizmente es cierto.
¿Y cuántas almas ha ganado para Jesús? Le preguntó el pastor.
¡Oh!, exclamo el recién convertido, pero si apenas estoy aprendiendo, y hasta ayer pude conseguir un Nuevo Testamento completo.
¿Usa velas usted en su casa?
Si Señor
¿Y espera usted, hasta que la vela se haya consumido hasta la mitad para que empiece alumbrar?
El joven convertido comprendió la lección y empezó a trabajar. Y antes de seis meses ya se habían convertido, por el, algunos amigos y vecinos.
Habiendo oído a Jesús, Mateo no perdió tiempo; cuando la samaritana se encuentra con Jesús, corre al instante a anunciarlo a sus vecinos.
¿Y usted, hermano, que espera?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por darme el regalo de tu amistad.
Cada mensaje, cada comentario es una bendición para mi vida.